Compartir


(Fotografía de contexto, sólo ilustrativa)

Una joven acusó que fue violada el 29 de marzo pasado luego de conocer a unas personas en un antro de Mérida. Uno de los sujetos la invitó a «seguir la fiesta» en su casa de Progreso y ella aceptó.
La víctima estaba acompañada de una amiga en un club nocturno de plaza “La Isla”, donde conocieron a F.J.M.G y a otra persona del sexo masculino.
Sin embargo, según refieren, no fueron ellos quienes cometieron la agresión sexual, sino el chofer del joven que las invitó al puerto.
El acusado es Adolfo Clemente Chi Chan, quien fue aprehendido por el delito de violación equiparada agravada, luego de abusar sexualmente a la joven, que se durmió en la camioneta del hijo de su patrón.
El juez de control de Progreso, Santos Alfredo May Tinal, impuso la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa que prevalecerá por todo el tiempo que dure el proceso. Estableció que ayer se efectuara la audiencia de vinculación.
Según su relato, hace dos meses, entre las 03:00 y 03:30 de la madrugada, la denunciante junto con una amiga se divertían en un antro, de modo que al ser invitadas al «after» en la playa aceptaron.
Todos salieron juntos del bar: su amiga, F.J.M.G., otra persona del sexo masculino y la denunciante, dirigiéndose a la camioneta de la persona que las había invitado, en donde aguardaba el chofer.
Enseguida abordaron el vehículo, pero antes de dirigirse a Progreso pasaron a la residencia de la agraviada, donde ésta y su amiga se cambiaron de ropa y tomaron unos trajes de baño.
Sin embargo, la víctima se acostó a dormir en el asiento posterior, dándole la espalda a sus acompañantes de viaje, y se durmió por el efecto del alcohol.
De pronto sintió que era penetrada por la vía vaginal y sólo abrió los ojos para darse cuento de que era el chofer que la atacaba sexualmente.
Al verse descubierto, su agresor de inmediato bajó por la puerta posterior derecha y abordó de nuevo en el asiento del conductor.
La joven le hizo saber a su amiga y a F.J.M.G. lo que le había pasado.
El hijo del jefe del conductor proporcionó el nombre del empleado, Alfonso Chi, para que regresaran a Mérida y denunciarlo.