Compartir

Foto: Yucatán Ahora

Editorial
—EL PASO DE LOS GRILLOS—

El gobernador de Yucatán siembra divisionismo en las filas de Acción Nacional al “marcar línea” y limitar la asistencia de panistas al informe del presidente del municipio más importante del estado. Y que es de su mismo partido.

Como en los viejos tiempos del PRI, el gobernador limita la libertad de expresión entre sus correligionarios e infunde temor de represalias desde el Palacio de Gobierno.

Ayer PRESIDIO informó sobre la notable ausencia del mandatario Mauricio Vila Dosal al acto de Renán Barrera Concha, sin considerar que Mérida es la “joya de la corona” y el municipio más simbólico para el Partido Acción Nacional en Yucatán.

El primer panista del estado, en cambio, decidió programar una gira, a la misma hora, hacia una comisaría de Halachó –distante a más de una hora de la capital yucateca- para dar el banderazo a trabajos de ampliación y reconstrucción de una carretera secundaria.

Mediante su agenda pública de actividades, Vila Dosal dio a conocer de manera anticipada que no acudiría al evento de Renán Barrera y marcó línea para los demás miembros de su gabinete y otras figuras destacadas del PAN que, enterados mediante mensajes de Whatsapp de esa postura, prefirieron abstenerse de asistir, incluso sus dirigentes.

Notables también fueron las ausencias de la coordinadora de los diputados locales del PAN, Rosa Adriana Díaz Lizama, y del resto de esa bancada. Sólo asistieron los legisladores Kathia Bolio Pinelo y Manuel Díaz Suárez.

De otros alcaldes yucatecos panistas sólo se contó a Julián Zacarías, de Progreso. Y como ex alcaldes de Mérida, a Ana Rosa Payán Cervera, Luis Correa Mena y Manuel Fuentes Alcocer.

En general hubo ausencia de liderazgos locales y estatales del PAN al acto más importante de gobierno para Mérida, y para Renán. En Política la forma es el fondo, es decir, lo que se ve, es.

En la historia reciente, ningún gobernador del PRI se había abstenido de asistir al informe de un alcalde de Mérida, ni pedido a sus funcionarios, diputados y militantes de hacerlo. Ni siendo emanado del partido opositor Acción Nacional. La diplomacia y el arte de la política se habían impuesto siempre.

En contraparte, el PAN se había caracterizado por ser un partido unido, con militantes que practican la democracia, la libertad de expresión y de pensamiento.

Ahora el PAN parece adoptar el viejo estilo priista de limitar a sus liderazgos, funcionarios y militantes. Algo contra lo que siempre se opusieron los panistas y lucharon por erradicar de la vida democrática del estado.

Incluso el secretario general del Comité Nacional del PAN, Héctor Larios Córdova, presente ayer en el acto de gobierno municipal, se mostró sorprendido por las notables ausencias, como reportó el portal “HazRuido.mx”.

“Estaban algunos (panistas), me parece que son temas normales de agenda o de interés personal, pero creo que lo que más hay que valorar es el trabajo del alcalde, creo es impresionante el resultado obtenido”, declaró Larios Córdova, quien no pudo ocultar su sorpresa por la situación interna del PAN yucateco.

Y mientas la mayoría de los panistas faltaron, sí estuvieron presentes Felipe Cervera Hernández y Marcos Rodríguez Ruz del PRI, Milagros Romero Bastarrachea y Silvia López Escoffié de Movimiento Ciudadano y hasta Miguel Candila Noh de Morena.

La que parecía complacida era la diputada federal Cecilia Patrón Laviada, quien con una gran sonrisa se paseaba por el Teatro Armando Manzanero, con la sensación de estar ungida desde Palacio de Gobierno.

Parecía olvidar que hace más de un año también tuvo la sensación de ser la candidata del PAN para Mérida. Y resultó ser Renán.

Y los ausentes parecieron olvidar que una situación de divisionismo similar se vivió durante el mandato de Patricio Patrón Laviada, quien marcó línea contra el grupo anarrosista. Los resultados los vieron a la vuelta de seis años, al perder de nueva cuenta el Gobierno del Estado.

Es por ello que lo peor que podría sucederle a esta nueva militancia es seguir la línea marcada por el gobernante en turno y que éste, siendo de su misma extracción, se vuelva el peor enemigo de una continuidad del PAN.

Con su postura de ayer, Vila revela una cara priista de antaño.

De lo acontecido ayer también se desprende que Renán Barrera es un activo importante. Tan importante en futuras aspiraciones, que buscan frenarlo con tiempo para que no se “cuele” a la gubernatura. El error es que fue demasiado anticipado.

Si Renán no toma esto como una derrota podría ser cobijado por el propio panismo de a pie, ese cansado de las injusticias, al convertirse en una víctima del abuso del poder, algo contra lo cual precisamente está adoctrinada la militancia.

Renán tiene mayor presencia pública que Vila y eso sería un signo de que está haciendo bien las cosas. Y la militancia lo sabe. Lo de ayer puede ser un triunfo con sabor a derrota.

Cuestión de enfoque y de tiempo para saber si a Renán el futuro le pinta mejor.

#ElPasoDeLosGrillos