Compartir

Un cadáver fue hallado esta mañana en la parte posterior de las bodegas de “Súper Aki” del barrio de Santiago.
El hallazgo del cuerpo fue en una propiedad de la calle 59 por 72 del centro de Mérida, donde funcionaba el área de carga del supermercado y que hoy está en el abandono.
Se recibió el aviso en la central policial y cuando elementos de la corporación municipal llegaron, constataron el hallazgo y acordonaron el lugar, que está delimitado por una reja.
La Policía reportó que se trataba de un indigente y que tenía tres días de fallecido. En el sitio se sentía un fuerte olor a descompuesto.
El cuerpo estaba en estado de descomposición y hasta el momento se mantiene sin identificar. Era del sexo masculino y tenía una edad aproximada de 50 años.
Aunque la autoridad estimó que tenía tres días de muerto, vecinos del rumbo no lo consideraron posible porque, dijeron, a diario caminan sobre esa acera y no habían sentido tal fetidez.
En el lugar del hallazgo se observaron manchas de sangre.
Personal de la Fiscalía General del Estado acudió a los patios de “Súper Aki”, donde tomaron fotografías y recogieron evidencias.
Llamó la atención el nerviosismo en los agentes, que incluso se portaron agresivos con los reporteros.
Ocho elementos se colocaron en forma de valla, cubriendo la reja e impidiendo que se acercaran los representantes de los medios de comunicación.
Los peatones cruzaban por el sitio acordonado sin problema, pero no permitían que se acercaran los reporteros, a diferencia de minutos antes cuando recién habían arribado.