Compartir

Un cortocircuito en un refrigerador dejó varios miles de pesos en pérdidas materiales en una vivienda en la comisaría de Oxholom, Umán.
Sus ocupantes se encontraban fuera en el momento de las llamas, que comenzaron en el congelador del aparato.
Los propietarios de la casa habían salido desde la mañana a trabajar y sus hijos a su escuela cuando empezó el siniestro.
Vecinos del rumbo, al ver que salía humo de la casa-habitación, llamaron a los servicios de emergencia.
Al lugar llegaron elementos de Protección Civil del municipio de Umán, que con apoyo de un carro-bomba de la misma corporación lograron sofocar las llamas, las cuales los propios vecinos ya habían empezado a combatir.
Más tarde llegaron los dueños y vieron el movimiento de personal de auxilio en su vivienda, a donde intentaron ingresar pero no se los permitieron.
Personal de Protección Civil primero evaluó los daños estructurales de la casa para autorizar que sus habitantes pudieran entrar al inmueble para ver qué podían recuperar de todo lo que las llamas alcanzaron.