Compartir

Una rapiña masiva se generó esta mañana en la carretera Campeche-Mérida, luego de que un camión que transportaba 40 toneladas de cerveza volcara.
El accidente sucedió durante las primeras horas del día, a la altura del kilómetro 64, cerca a los municipios de Hacelchakán y Santa Cruz.
Al guiador de la unidad le ganó el sueño mientras conducía, por lo que perdió el control del volante, se salió del camino y volcó.

El vehículo transportaba cientos de cajas de cerveza, entre latas y botellas “misiles”, que fueron robadas por gente de las comunidades cercanas.
Tras la volcadura, el camión quedó rodeado de personas listas para sacarle provecho al grave accidente, que se convirtió más en un tipo de fiesta.
La gente comenzó a abrir las cervezas ahí mismo para beberlas, mientras la felicidad los invadía por el gusto de las bebidas gratis.

Incluso niños asistieron a la rapiña, aunque a ellos los dejaron sentados solos a un lado de la carretera, mientras los padres buscaban algunas botellas y latas intactas para llevarse.

Algunas personas resultaron lesionadas. Policías advirtieron a los pobladores sobre el riesgo de resultar heridos por la gran cantidad de vidrios rotos, pero la gente no hizo caso.
Quienes sufrieron cortaduras, principalmente en los pies, fueron atendidos por paramédicos en el lugar.
El conductor dejó la unidad abandonada.