Compartir

La Secretaría de Seguridad Pública informó hoy de la detención de nueve personas durante amplio operativo efectuado en el Periférico de Mérida, que incluyó decenas de unidades policiales y elementos armados.
Un operativo antidrogas y otro que buscaba a una banda de ladrones de casa-habitación dieron como resultado la detención de dos hombres y dos mujeres por portación de estupefacientes y un arma de fuego.
A algunos kilómetros de distancia fueron capturados casi en forma simultánea cuatro hombres y una mujer por robo a casa-habitación, según la información oficial.
Las tres mujeres y seis varones son de origen colombiano, precisó la SSP, y sus edades fluctúan entre los 29 y los 38 años de edad.
Les fueron asegurados tres vehículos, indicó, entre ellos una camioneta rentada en Cancún. Los hechos ocurrieron en rápidas acciones que duraron alrededor de 20 minutos.
La Policía Estatal seguía la pista a dichos automotores desde hace varios días, hasta que hoy logró su detención en el Periférico norte.
Datos recabados por PRESIDIO entre testigos indican que el primer arresto ocurrió alrededor de las 10:15 horas en un retén policial instalado a la altura de la fábrica de vidrios Millet, cerca del paso a desnivel de Cholul.
Ahí, un agente marcó el alto a un automóvil compacto de la marca Volkswagen que circulaba con dirección al oriente. Sin embargo, en vez de detenerse, su conductor aceleró e intentó fugarse.
El agente hizo sonar una sirena y, de inmediato, una camioneta de la SSP con elementos armados le dio alcance y lo interceptó metros más adelante.
Durante la acción los agentes apuntaron sus armas hacia el vehículo, en tanto que el conductor del auto perseguido levantó un arma tipo escuadra.
“El policía que manejaba le tiró la camioneta a un lado y el auto frenó, mientras los demás descendieron apuntando hacia coche, listos para disparar”, narró un testigo que iba acompañado con su esposa. “Es la primera vez que veo algo así en Mérida”.
Otros testigos aseguraron que tras esta acción se escucharon varias detonaciones en forma de ráfaga, presumiblemente hacia los neumáticos, pero esta versión no pudo ser corroborada con la Policía.
El sujeto logró ser sometido por los policías; fue cateado, esposado y posteriormente abordado a una patrulla. Vestía gorra y playera blanca, con pantalones cortos.
En el asiento de copiloto iba una joven mujer de vestido negro, que también fue arrestada junto con otra pareja que iba en el asiento posterior.
El segundo operativo dio como resultado la detención de otro automóvil de modelo reciente, tipo Ford Fiesta de color naranja cobrizo –otros testigos refieren un SEAT tipo León o Ibiza rojizo-, a la altura del paso a desnivel de Altabrisa, después de City Center.
Ahí fueron arrestados cinco sujetos, cuatro hombres y una mujer, que fueron replegados contra una camioneta mientras eran revisados.
Los rodeaban alrededor de cinco unidades de la Policía Estatal con elementos portando armas largas y el rostro cubierto con pasamontañas.
Tras ello, el Periférico de Mérida se llenó de patrullas, camionetas y motocicletas de la SSP que se desplazaban velozmente hacia ambos puntos. Varios de los agentes a bordo portaban pasamontañas y armas.
Las acciones policiales fueron sumamente rápidas, a diferencia de otros sucesos viales, pues en menos de media hora ya habían retirado los tres vehículos y no había policías ni algún indicio de los operativos.
Por la noche, nueve horas después de los hechos y ante la gran cantidad de ciudadanos que se preguntaban en redes sociales sobre lo ocurrido en el Periférico, la autoridad emitió un comunicado para informar acerca de los hechos registrados en vídeos y que circulaban desde la mañana en relación con el operativo policial armado.