Compartir

Un cadáver fue encontrado esta mañana en uno de los pasillos del cementerio “Xoclán”, al poniente de Mérida.
El muerto, hallado entre las tumbas, estaba en proceso de putrefacción y acostado sobre el piso, boca abajo.
Fue descubierto en los pasillos de la Sección G, alrededor de las 9 de la mañana, por el personal de mantenimiento del panteón al hacer su rondín.
Tras reponerse de la sorpresa, los empleados del cementerio dieron inmediato aviso a la Policía Estatal cuyos agentes llegaron sitio y, tras notificar el hecho, acordonaron el área.
Posteriormente llegó el personal de la Fiscalía General del Estado que se encargó del levantamiento del cuerpo y las diligencias de ley para esclarecer la causa de la muerte, la cual se confirmó que se trató de un suicidio.

El cuerpo presentaba cortadas en ambos brazos y cerca había unas pertenencias en un bulto negro y una bolsa de plástico.
Se estima que tenía dos días de fallecido y, debido al sol intenso al que estaba expuesto, el proceso de descomposición fue acelerado.
El ahora occiso, que presuntamente eligió el panteón para morir, era de tez morena y cabello negro. Vestía camisa de color blanca con rayas verdes, pantalón de vestir gris y sandalias negras.
Más tarde fue identificado como Jesús Pavón Argáez, de 68 años de edad, quien estaba extraviado desde el 4 de abril.
La autopsia reveló que la causa de su muerte fue por “hemorragia externa secundaria a sección de arterias radiales” en ambos brazos, es decir, se cortó las venas y se desangró.
El cuerpo fue reconocido por su hermano, a quien le fue entregado el cuerpo.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre