Compartir

Un niño de año y medio de edad casi pierde la vida en el mismo sitio donde una hora antes la Muerte se llevó a un señor de aproximadamente 70 años.
Gracias a la oportuna intervención de elementos de la Policía Municipal de Mérida el pequeño fue salvado y trasladado a un hospital.
Los hechos ocurrieron en la acera de la esquina de la calle 56 por 67 del centro de la ciudad, a un costado de los portales y frente a la rampa del mercado “Lucas de Gálvez”, donde perdió la vida un sujeto a las puertas de la panadería “Castillo”, como informamos en otra nota.
Para fortuna de los familiares del menor, en el lugar estaban aún los paramédicos y policías municipales que acordonaron el lugar del fallecimiento, cuando comenzó a convulsionar el niño.
Alrededor de las 21:10 horas, los socorristas de la Policía Municipal intervinieron en forma oportuna y rápida al menor Ángel M. C., quien presentaba fiebre y convulsiones.
La propietaria de un local de comida en la calle 56 por 67 solicitó el apoyo de los paramédicos, que despejaron la zona para trabajar en conjunto con los policías municipales y estabilizar sus signos vitales.
Al niño le aplicaron los primeros auxilios y controlaron su temperatura para evitar que continúe convulsionando.
Por los intervalos prolongados de los ataques, debieron primero regular su temperatura corporal para evitar que esté en riesgo su vida.
Apenas lograron sacarlo de peligro, lo trasladaron de inmediato a bordo de la Unidad Municipal DPM01 al Hospital O’Horán para que sea atendido.