Compartir

Un motociclista falleció al ser aplastado por varios vehículos que provocaron que se le salieran las tripas del cuerpo.
El ahora occiso se accidentó cuando llevaba a un compañero con el que estuvo ingiriendo bebidas alcohólicas en un bar.
Circulaban sobre la vía exterior del Periférico de Mérida. Bajando el puente de la calle 50, a la altura del kilómetro 10, fue donde Ismael Villanueva López, de unos 30 años de edad, perdió la vida.
El pasajero sufrió lesiones graves y dijo no recordar lo que pasó. Al ser entrevistado señaló que cuando se dio cuenta estaba tirado en el pavimento, de donde fue levantado por paramédicos de la ambulancia Y-18 de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).
Al sobreviviente se le rompió el fémur izquierdo y tuvo una fractura expuesta del peroné y del tobillo, por lo que fue trasladado al hospital de inmediato.
Mientras el hombre con vida era trasladado de urgencias a un nosocomio, a unos 30 metros de la moto, en el carril central, quedó el cuerpo con los intestinos expuestos del conductor del vehículo de dos ruedas.

Un automóvil Chevy de color negro, con placas YWF-953-A, fue retenido en el sitio en espera de la Policía Investigadora para realizar las indagatorias pertinentes, ya que el automovilista impactó con la motocicleta al bajar del puente.
El coche sufrió daños en la facia y el neumático delantero del lado derecho estalló.
El sitio fue acordonado con conos y cintas por agentes de la SSP y el puente del periférico quedó cerrado al tráfico vehicular.
Solo se esperaba la llegada del Servicio Médico Forense para el levantamiento del cuerpo, cuyo personal se encargaría de la necropsia de ley.