Compartir

Clientes que acudieron hoy a comprar al “Dunosusa” de la avenida Fidel Velázquez pasaban junto a un hombre en el piso sin saber que estaba muerto.
“El pichi”, como conocían al “viene-viene” que pedía unas monedas en el estacionamiento del comercio, perdió la vida y nadie se había dado cuenta.
El franelero era adicto a las bebidas embriagantes y en muchas ocasiones se quedaba en el suelo dormido por largo rato.
El negocio es de los más nuevos de la cadena comercial. Se localiza sobre la avenida Fidel Velázquez con calle 16 de la colonia Amalia Solórzano, al oriente de Mérida.
“El pichi” falleció en uno de los cajones del estacionamiento, ante la incredulidad de los clientes que acuden a comprar.
Un empleado de la tienda informó que vieron que el “viene-viene” estaba acostado boca abajo. Pensaron que dormía, como en otras ocasiones, y no le dieron importancia.
Fue hasta que cayó la lluvia de esta tarde cuando se percataron que ni siquiera se movió estando bajo el agua, de modo que se acercaron para ayudarlo y es cuando se dieron cuenta de que estaba sin vida.
Los empleados de la tienda llamaron al número de emergencia y al lugar llegaron agentes de la SSP, que luego de verificar sus signos vitales acordonaron el lugar en espera de la llegada del Servicio Médico Forense.
El franelero permanece en calidad de desconocido y se ignora si vivía en el rumbo.