Compartir

Ladrones fueron sorprendidos anoche cuando abrían zanjas para extraer ductos que son propiedad de Pemex y que actualmente están en desuso.
Gracias a una llamada anónima, la Policía Federal (PF) detectó maquinaria pesada que era utilizada para excavar en el monte, a 300 metros de donde pasa la carretera Umán-Samahil.
Hasta el lugar llegaron agentes federales y elementos del Ejército, que hallaron una retroexcavadora junto a los ductos de gas de Pemex que corren paralelos a la carretera.
Los operadores de la maquinaria, al ver a la PF que llegó acompañada del Ejército y la Policía Municipal de Umán, de inmediato se dieron a la fuga.
Las zanjas tenían dos metros de profundidad, 60 metros de largo y dos de ancho, listas para acceder y robar los tubos de gas de Pemex que desde hace dos años están en desuso.
El ilícito se realizaba 200 metros después de las rieles del ferrocarril de la carretera federal, a 300 metros de la vía que va de Umán a Samahil.
Según se averiguó, desde hace dos días los ladrones realizaban las excavaciones para poder llevarse las tuberías, pero no pudieron concretar el robo porque llegaron los policías y militares.
Fue fácil para ellos detectar dónde corren los ductos porque la ruta está marcada por postes amarillos de prevención que señalan su ubicación.
El lugar fue asegurado por las fuerzas armadas, al igual que la retroexcavadora, que con una grúa fue subida a un tráiler para ser trasladada a las instalaciones de la Policía y se realicen las investigaciones en torno al caso.