Compartir

Una cueva que se abrió a media calle en el rumbo del Panteón Florido fue rellenada y cubierta por el Ayuntamiento de Mérida, que mediante su Dirección de Obras Públicas atendió de manera inmediata el reporte del agujero.
Como consecuencia de las intensas lluvias, el suelo se reblandeció en la calle 91 entre 64 Diagonal y 66 del segundo cuadro de la ciudad y la llanta de un automóvil se hundió en el pavimento, ocasionando una abertura y dejando expuesta una cueva de aproximadamente metro y medio de profundidad.
Dentro del hoyo fueron colocadas ramas por los vecinos para alertar y posteriormente la calle fue cerrada a la circulación vehicular y agentes de la SSP colocaron señales para prevenir accidentes.

Hoy acudió personal municipal con maquinaria pesada, que rellenó y compactó el área del socavón, ubicado a dos cuadras del Panteón Florido.
Una cuadrilla de Obras Públicas realizó los trabajos correspondientes en el área para beneficio de la ciudadanía.
Alfonso Arjona Santana, subdirector de Vías Terrestres de la dependencia, informó que el socavón medía un metro de diámetro por 1.50 de profundidad.
Explicó que de manera inmediata personal de la dependencia acudió al lugar para verificar las condiciones.
—De acuerdo con la verificación física, el hueco se originó por la acumulación del agua que han dejado las intensas lluvias registradas en los últimos días, además de que en esta zona existe una cueva natural —indicó.
Desde primera hora estamos realizando los trabajos pertinentes por esta afectación, ya que por indicaciones del alcalde Renán Barrera estamos atendiendo a la ciudadanía.
Arjona Santana explicó que parte de los trabajos consistieron en rellenar el socavón y pavimentar la vialidad. Estas tareas se realizaron en un tiempo no mayor a 24 horas.
—Con el apoyo de la retroexcavadora picamos el área para llegar a una parte firme y rellenar con material de piedra gruesa, posteriormente se aplicó material base para compactar y finalmente pavimentar—dijo.
El funcionario municipal remarcó que con el propósito de preservar la seguridad de los automovilistas y peatones, el área dañada tuvo la señalización correspondiente.
Este año se han abierto otras cuevas en plena calle de la ciudad de Mérida, que el Ayuntamiento también reparó, en la colonia García Ginerés y en el fraccionamiento Villas Zona Dorada.