Compartir

Con los resultados de una segunda autopsia realizada al cadáver del progreseño Gaspar Avelino Sulub Cimé (a) “El Sulub” se confirmó que la Policía Estatal cumplió una orden de “levantar”, torturar y ejecutar al ex narcomenudista.
La pugna por el control de la venta de drogas en Yucatán provocó que agentes de la Policía Estatal de Investigación (PEI), perteneciente a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), cometieran un homicidio contra el habitante de Progreso, que fue levantado el lunes pasado en el puerto, como informamos.
Mediante golpes en la cabeza con un objeto contundente, los agentes estatales que están bajo las órdenes del director de la PEI, Carlos Eduardo Flores Moo, privaron de la vida al “Sulub”, aunque la corporación inicialmente dijo que fue por un “infarto” cuando era trasladado en una patrulla.
La SSP aún no informa del motivo de su detención, en la cual presuntamente participaron comandantes identificados como Luciano Moo Arceo, con clave “Lobo”, Marcos Antonio Huchim Campos, con clave “Ranger 5”, Triay Lucatero, y Camargo (a) “R-7”, este último director de la Base Arrecife.
El ahora occiso fue abordado en una camioneta del comandante Montejo por los agentes Ballina, “Bodoque” y “Chabelo” y trasladado al complejo de seguridad en el Periférico de Mérida.
Allá fue torturado por los elementos, según las fuentes, para que confiese del paradero de un cargamento de cocaína que “El Sulub” recogió en playas cercanas a Telchac Puerto, así como del producto de su venta.
Inicialmente se dijo que entre los agentes involucrados estaba Mauricio Durán Galera alias “Saeta”, pero se informó que fue dado de baja por el comandante Nolasco cuando se creó la PEI, hoy bajo las órdenes de Flores Moo, quien fue director de la Policía Municipal de Progreso.
Aunque se dijo que los agentes involucrados en el homicidio estaban a disposición de la Fiscalía General del Estado, hasta el momento no se ha informado de sus nombres “por el sigilo de la investigación”, argumentó su titular Wilberth Cetina Arjona, quien desmintió el “infarto” de la SSP y reveló que que el fallecido murió atragantado, según la autopsia oficial.
Sin embargo, en su reporte forense presentado ayer por los familiares de Sulub Cimé, el médico Pantoja Avila asentó que sí hubo tortura y múltiples golpes en diferentes del cuerpo, pero las que causaron la muerte fueron en la cabeza, mientras el ahora occiso era golpeado y se ahogaba con su sangre.

“Con los datos obtenidos de las contusiones que presenta el cadáver en la región frontal del cráneo, en el pterium derecho e izquierdo (las sienes) y las lesiones internas en la galea aponeurótica (la nuca) y hematomas subdurales de la masa encefálica (revienta los vasos sanguíneos y el sangrado llena la zona cerebral rápidamente) se concluye que la causa de muerte fue traumatismo craneoencefálico”.
Asimismo, continúa el informe particular, “al estudiar las lesiones que presentaban Infiltrados hemorrágicos alrededor del cuello, así como de la tráquea, y el tejido hemático (sangre) que había en la tráquea, se concluye que sufrió una asfixia por broncoaspiración (atragantado) del tejido hemático”.
“Por las múltiples lesiones que presenta el cuerpo en cara, cráneo, brazos y piernas se concluye que sufrió tortura”, concluye el dictamen pericial de necropsia que fue expedido anteayer lunes, una semana después del asesinato de “El Sulub”.
Ese mismo día, el profesional Pantoja Avila, quien en el pasado fue director del Servicio Médico Forense, comenzó a sufrir acoso por parte de la PEI, que lo sigue en camionetas, fotografían y rondan su casa y lugares que frecuenta.
Lo mismo le ocurre al enfermero que fue contratado para que lo asista en la autopsia.
Con la desaparición del ex narcomenudista es una incógnita quién tendrá el control de la venta de droga en el principal puerto de Yucatán, pero es evidente la Policía Yucateca ha dejado libre la plaza con la detención –tres días antes de la ejecución de Sulub- de Edelma H.M. (a) “La Chiapaneca” en un predio de la colonia Vicente Guerrero de Progreso, según reporta el portal de noticias “Progreso Hoy”.
Ayer, las hijas del ahora occiso exigieron justicia y cárcel para los asesinos, entre los cuales se señala como implicados a comandantes de la SSP, aunque la corporación estatal a cargo de Luis Felipe Saidén Ojeda no ha proporcionado el número de unidad, ni nombres de los elementos involucrados.
Tampoco la Fiscalía ha querido entregar carpeta de la investigación al abogado de la familia, pese a que ya fue presentado el nuevo dictamen forense.
El Equipo Indignación, que defiende los derechos humanos en el estado, envió una carta al gobernador Mauricio Vila Dosal para que detenga las frecuentes muertes de ciudadanos a manos de los policías yucatecos, que torturan antes a las víctimas.
Las hijas de “El Sulub” afirman que han recibido acompañamiento de la Comisión de Derechos Humanos de Yucatán (Codhey) e incluso se emitió una recomendación a Saidén Ojeda porque las muchachas son constantemente acosadas desde vehículos y amenazadas desde números telefónicos desconocidos para que “dejen las cosas como están”.
Incluso se ha visto un dron volando en los alrededores de la casa y el helicóptero de la SSP “muy cerca”, aseguraron.

Sin embargo, las hijas planean interponer denuncias ante todas las instancias posibles y mañana realizarán una marcha a las 9 horas, teniendo como punto de reunión la casa del hoy fallecido, en la calle 37 entre 88 y 90 de Progreso.
La convocatoria dice, textual: “Estimados progreseños, meridanos, yucatecos y toda aquellas gente que ah sido abusado por la SSP les invitamos que nos apoyen «Y QUE LEVANTEN LA VOZ» y unirnos todos para luchar con toda la injusticia que hemos pasado realizaremos una marcha pacífica para exigir que sea entregada el cuerpo y la carpeta de investigación al licenciado y a sus familiares y cada uno de nosotros expongamos cada caso de injusticia que hemos pasado cada uno de nosotros «LEVANTA LA VOZ» es hora que paremos las injusticias te invitamos el jueves 5 de marzo del año en curso a qué te unas a esta marcha pacífica por una justa razón”.
En tanto, en el sencillo predio fue dispuesto un altar simbolizando el ataúd de Sulub Cimé, con lo cual velan sin el cuerpo presente, con prendas que usó el ahora occiso que fue ejecutado por la Policía Yucateca.

Síguenos en Facebook Presidio MX: https://www.facebook.com/PresidioOnline