Compartir

La Real Academia Española (RAE) recién aceptó la palabra “puto” como un vocablo para expresarse –en una forma muy específica- sin que sea considerado altisonante.
En días pasados dejó en claro en su cuenta de Twitter @RAEinforma y su hashtag #RAEconsultas que el empleo de la palabra está registrado en el argot juvenil.
Así, la RAE considera la palabra “puto” como un prefijo “intensificador”, es decir, para darle énfasis a una expresión, anteponiendo la palabra a un adjetivo para acentuarlo y, por tanto, funciona como un adverbio.
“En ese registro juvenil de España, además del adverbio «putamente» (‘muy’: «putamente mal»), se registra el uso de «puto» como prefijo intensificador”, escribió la RAE en Twitter para dejarlo en claro.
Por ejemplo, si se dice “Hace un puto calor” es correcta su aplicación y no se considera altisonante, según la RAE, de modo que funciona de modo similar a la palabra “pinche” en México.
Posteriormente la REA añadió a su explicación:
«Dado que la palabra puto se emplea en estos casos como un elemento átono intensificador que incluso puede interponerse entre un morfema de persona y un verbo pronominal (me muero), lo adecuado sería tratarla como un prefijo y escribirla unida a la base si esta es univerbal (constituida por una palabra): Me putomuero de la envidia; Estoy harta de putoestudiar Física. Su uso es válido, aunque se limita al registro coloquial de determinados grupos de hablantes y puede ser malsonante».
Incuso en su Diccionario de la Lengua Española aparece el significado de la palabra, pero ahí se enfatiza que es un adjetivo malsonante.

Ante la polémica que levantó en otros países de habla hispana, la RAE precisó días después, siempre en Twitter, que “Lo que hemos hecho es explicar su novedoso uso prefijado, propio de la jerga juvenil de una zona determinada; no hemos establecido ninguna categoría ni lo recogen gramáticas o diccionarios”.
En México aún se recuerda el regaño que la FIFA aplicó a la Selección de futbol y a sus aficionados por gritar “puto” en el estadio a los porteros del equipo contrario.
En este caso faltaría agregar una palabra posterior a “puto” para que funcione como un prefijo intensificador, es decir, darle énfasis a la palabra siguiente, y no como un adjetivo calificativo.
Sin embargo, aunque la Real Academia le dé este significado a “puto” no deja de ser un calificativo que algunas personas usan para denigrar al referirse a una persona homosexual.
Por ello la recomendación de los especialistas en lenguaje es que si se va a usar, que sea para acentuar un adjetivo y no para calificar a una persona.