Compartir

El yucateco Daniel Dzul Lugo, originario de Buctzotz, fue ejecutado el miércoles pasado en el municipio de Solidaridad (Playa del Carmen), Quintana Roo, por sujetos a bordo de una moto.
El ahora occiso se desempeñaba como taxista en ese destino turístico, a donde emigró desde hace unos años con su esposa e hijo, y había logrado mejorar sus condiciones de vida.
Los hechos ocurrieron alrededor de las 10 de la noche, cuando Dzul Lugo descendió de su automóvil habilitado como taxi con número 1565 del sindicato “Lázaro Cárdenas del Río” para caminar a su casa de la zona habitacional Las Palmas.

En ese momento se aproximaron dos sujetos en motocicleta que le dispararon por detrás a quemarropa. Cuando la víctima cayó el suelo le dieron en la cabeza el tiro de gracia y huyeron.
El hecho ocurrió unas horas después de que el titular de la Policía en Playa del Carmen dio a conocer su renuncia al cargo. El “Mando Único” de la Policía Estatal montó un operativo pero sin detenidos.
Los pistoleros motorizados interceptaron al taxista local a escasos metros de su vehículo y le dieron cinco disparos: cuatro en la espalda y uno en la cabeza.
Su cuerpo quedó sin vida en media calle del fraccionamiento Bulevar Palmas I.
Vecinos se acercaron a auxiliarlo y solicitaron los servicios de emergencia, pero Daniel ya había fallecido. Testigos señalaron que su asesino iba en una moto semideportiva y vestía playera negra.
Personal forense se encargó del levantamiento del cuerpo, que ayer fue entregado a sus familiares, los cuales lo trasladaron a su natal Buctzotz donde fue sepultado.

La misma noche que asesinaron al yucateco hubo otro ejecutado en Playa del Carmen, en el fraccionamiento El Petén.
La otra víctima también fue interceptada por sujetos armados a bordo de una motocicleta.
El hecho ocurrió en la calle Colombia con Santo Domingo del fraccionamiento El Petén, cuando un presunto abogado caminaba a un costado del campo de fútbol y le dispararon a quemarropa.
Al lugar arribaron paramédicos de una empresa privada, pero nada pudieron hacer. Fue identificado como Gustavo A.