Compartir

A plena luz del día, sujetos con armas largas y encapuchados asaltaron este martes una embarcación de pescadores en las costas de Progreso.
Tres sujetos iban fuertemente armados y cubiertos con pasamontañas en una lancha, según el relato de los pescadores afectados.

Los hombres de mar fueron encañonados en altamar y despojados del motor y todas sus pertenencias, con lo cual quedaron a la deriva en aguas frente a Chuburná Puerto.
Otros pescadores los encontraron y remolcaron hasta el puerto de abrigo de Chuburná, donde dieron parte a las autoridades alrededor de las 10:30 de la mañana.
Al sitio llegaron agentes de la Secretaría de Seguridad Pública, que se limitaron a levantar un reporte escrito con la declaración de los pescadores Adalberto Miguel Rivero Herrera y Pastor Morales Gil.

Los delincuentes se encuentran operando en momentos difíciles para los pescadores, por la veda del mero, y se trata del primer robo en la presente temporada.
El 1 de mayo del año pasado PRESIDIO dio a conocer que los asaltos de sujetos encapuchados habían llegado a los mares de Yucatán.

En las semanas anteriores habían ocurrido al menos 10 atracos con personas armadas y cubiertas con pasamontañas. En aquella ocasión los blancos fueron un bote de pescadores y una lancha de recreo.
Según la información proporcionada en el atraco de hoy, los hombres de mar salieron de La caleta de Progreso y estaban pescando carito con redes a bordo de la lancha “La coralito”, frente a Chuburná Puerto.
De pronto se acercaron velozmente tres sujetos cubiertos con pasamontañas a bordo de una lancha “tiburonera” tipo Imemsa, blanca sin matrícula y equipada con un motor de 85 caballos de fuerza, detallaron.
De un brinco dos sujetos abordaron la embarcación de los ribereños y los encañonaron con rifles de alto poder, para de inmediato despojarlos de su motor, radio, navegador GPS, teléfono celular, su captura del día y el bidón con gasolina.

Tras ello emprendieron la huida de la misma manera rápida como llegaron, en uno de las decenas de casos que los pescadores han reportado a la Policía Estatal.
Los afectados no pudieron verles el rostro a los delincuentes, que forman parte del crimen organizado que opera en la entidad y que se ha extendido hacia los mares del estado.

Con información de Noticias Progreso Relevante.