Compartir

Sujetos armados irrumpieron esta mañana en la casa de un conocido profesor avecindado en el puerto de Celestún, según versiones extraoficiales, con intenciones de secuestrarlo.
La Policía Municipal confirmó que a las 7 de la mañana recibió una llamada de auxilio alertando de un robo con violencia en casa del maestro Guillermo Núñez.
Tres sujetos amagaron con las armas al propietario del predio y a sus familiares, a los cuales sometieron.
Los presuntos secuestradores llegaron a bordo de un automóvil Chevrolet Cruze de color gris, con placas YWE-597-A, al predio ubicado en la calle 12 por 17 y 19 del centro de Celestún.
Sin embargo, los ocupantes de la casa comenzaron a gritar pidiendo auxilio, lo que llamó la atención de vecinos y transeúntes.
Ante el alboroto, las personas se acercaron a mirar qué ocurría dentro de la casa y alcanzaron a observar que una señora estaba sometida en el piso.
Al verse descubiertos, los delincuentes huyeron en el vehículo y fue cuando los vecinos llamaron a la Policía.
Con el reporte y las características proporcionadas se dio aviso a las unidades policiales y los tres sujetos fueron detenidos a 10 kilómetros del puerto, en el retén instalado en la carretera Mérida-Celestún, a la altura de la comunidad de Chunchumil.
Al revisarlos se les encontraron cuerdas, cinta adhesiva, cuchillos, pinzas, guantes y pasamontañas.

Los detenidos fueron identificados como Antonio Pérez Centeno, de 42 años de edad; Carlos Eduardo Pacheco Olvera, de 41 años, y Valerio González, de 44 años, los tres originarios de otros estados pero radicados en Mérida.
En vez de trasladarlos a Mérida, los agentes estatales llevaron a los sujetos a la comandancia de Celestún, donde quedaron bajo resguardo de la Policía Municipal y a donde acudió el profesor para identificarlos.
Por motivos que se desconocen, según informó la autoridad municipal, la víctima decidió no poner denuncia, de modo que la alcaldesa Yulma García supuestamente dio la orden de liberarlos luego de tener comunicación con las autoridades estatales.
La versión que los delincuentes dieron al ser interrogados fue que llegaron al puerto “a cobrar un dinero que debía el señor Guillermo Núñez, pero se puso prepotente” y que por ello decidieron retirarse.
Por la noche, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) yucateca emitió un boletín para avalar la versión ofrecida por los delincuentes.
La SSP indicó que los tres sujetos sólo estaban acusados de golpear a la víctima para cobrarle una deuda, supuestamente por productos marinos que adquirió.
La Policía Estatal que presuntamente sólo fueron a exigir el pago y que, según la acusación, los tres lesionaron a golpes a su víctima y abordaron un automóvil compacto con placas de Yucatán.
Los tres fueron puestos a disposición de la Fiscalía General del Estado, así como el auto en el que viajaban, indicó.