Compartir

Una fotografía de un suceso ocurrido en abril de 2017 en una playa de Zihuatanejo, Guerrero, según reportaron medios nacionales, fue usada hoy como broma para asustar a los yucatecos y turistas que acuden a las playas locales esta Semana Santa.
En dicha imagen se observa a un cocodrilo de grandes dimensiones jalar con sus fauces una hamaca vacía que está colgada en una zona de descanso con palmeras, mesas y olas que baten a corta distancia, asegurando que se trata de Sisal, en Yucatán.
En la información falsa que circula en las redes se dice que “Vacacionistas que se encontraban en este puerto se llevaron el susto de sus vidas al descubrir que un enorme cocodrilo por poco se devora a un bebé que sus papás habían dejado en una hamaca”.
Para darle más veracidad, apunta que “se trata del pequeño Brayan Cauich, un niño vecino de Hunucmá de apenas año y medio de edad, quien dormía plácidamente en su hamaca cuando un enorme cocodrilo que al parecer salió de la ciénaga buscando comida habría llegado a la playa”.
Se supo que el autor fue un sitio local de internet que publica noticias en forma de broma, que para rematar añadió que “gracias a un grupo de teporochitos que le tiraron piedras al cocodrilo este salió huyendo y el pequeño Brayan fue rescatado”.
PRESIDIO investigó que dicha fotografía corresponde a un restaurante en Zihuatanejo, Guerrero.
El sitio de noticias Milenio publicó el 16 de abril de 217 que un cocodrilo de una longitud de aproximadamente 2.5 metros se paseó en la playa La Ropa, en las inmediaciones del restaurante Arena, en Zihuatanejo, Guerrero.
“A pesar de que el cocodrilo no atacó a ninguna persona, su presencia generó pánico entre los comensales”, consignó el medio digital.
“El personal de la Dirección de Ecología de Zihuatanejo lo atrapó y posteriormente lo entregó a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales”.
“De acuerdo con las autoridades, el cocodrilo salió del estero de la playa La Ropa, para en seguida desplazarse a la zona de restaurantes”, finaliza la nota.
Sin embargo, la presencia de un cocodrilo en el puerto de Sisal no es nueva ni falsa, ya que en septiembre del año pasado un caimán de mediano tamaño fue grabado en el puerto de abrigo cuando era ahuyentado por perros mestizos.

Al respecto, los pobladores comentaron que dicho reptil es como una “mascota” de los pescadores, pues tiene años viviendo ahí sin causar problemas y se alimenta de despojos que le arrojan los hombres de mar al retornar de su pesca.