Compartir

El hallazgo de un hombre sin vida en un predio de la colonia Mulsay sorprendió a los residentes de la zona debido a las extrañas circunstancias en las que sucedió.
La Secretaría de Seguridad Pública mantuvo fuerte hermetismo en el caso y trató de evitar que la prensa se enterara de la muerte del sujeto, y así impedir que trascendiera al conocimiento público.

El cuerpo fue encontrado a las 5 de la tarde de ayer y las indagatorias en el lugar de los hechos continuaron hasta entrada la noche.
El hallazgo lo realizó un familiar del occiso, que vio el cadáver acostado en una hamaca en la primera pieza de un predio, ubicado en la avenida Juan Pablo II entre calle 108 y 110 de la mencionada colonia.
Se trata de un hombre llamado Carlos, de aproximadamente 70 años de edad, quien al parecer no murió por causas naturales.

Al descubrir a su pariente sin vida, el testigo alertó a las autoridades y al lugar llegó una patrulla de la Policía Estatal, cuyo elemento procedió a acordonar el domicilio una vez confirmó los hechos.
El oficial avisó a la Fiscalía General del Estado y en poco tiempo arribó personal de la Policía Estatal Investigadora, agentes ministeriales y el Servicio Médico Forense.

También llegaron familiares del difunto que, bajo las instrucciones de los policías, se pararon frente a la puerta del vehículo de la Semefo para obstaculizar a los medios de comunicación y evitar que pudieran tomar fotos. Incluso estacionaron una patrulla junto a la unidad de la Fiscalía para conseguir el cometido.

Agentes de la SSP cerraron la circulación vehicular sobre la avenida Juan Pablo ll para que los forenses pudieran sacar el cuerpo y trasladarlo a la morgue, donde investigarán las circunstancias por las que murió el sujeto, pues al parecer no fue por causas naturales.