Compartir

Hasta hoy, ningún funcionario del Gobierno del Estado ni de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Yucatán ha querido informar sobre la próxima salida del titular de la corporación, Luis Felipe Saidén Ojeda.
Luego de que hace unos días diéramos a conocer en PRESIDIO las versiones confirmadas en forma extraoficial de que el jefe policíaco tiene lista su salida, las autoridades se han negado a confirmarlas o desmentirlas, incluso en forma grosera, como ocurrió hoy.
Solamente un reportero del Diario de Yucatán retomó una entrevista realizada dos días antes al gobernador Mauricio Vila por un medio de Quintana Roo para remarcar la ocurrencia de que Saiden Ojeda iría a desempeñarse a esa entidad.
Para muchos, eso fue tomado como un desmentido, pero en realidad el Gobierno estatal se abstuvo de negarlo o, al menos, calificarlo como falso. En su oficina de Comunicación Social se dijo a los medios que «no habría comentarios».
Hoy, al intentar obtener su opinión, el propio jefe de la Policía Estatal rehusó una entrevista con PRESIDIO, luego de un evento en las instalaciones de la SSP en el que participó el gobernador Vila Dosal y el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana de la Nación, Alfonso Durazo Montaño, con los mandatarios de Campeche, Quintana Roo, Veracruz y Oaxaca.
Al comandante Luis Felipe Saidén se le intentó preguntar si se quedará los seis años de la actual administración en el cargo que ocupa, pues se han filtrado los acomodos en la «línea de mando» al ser supuestamente junio su último mes.
Otra versión asegura que su compromiso firmado ante prominentes empresarios locales es de tres años y medio en el gobierno del PAN.

Pero al ver Saidén Ojeda al reportero de PRESIDIO lo alejó de forma brusca con su mano y una expresión de “aléjate de mí”.
Acto seguido, el secretario estatal de Seguridad Pública dio la vuelta y se escondió entre los funcionarios presentes en el evento, así como los escoltas que no permitían continuar su paso a miembros de la prensa.
El reportero hizo un segundo intento por conseguir una respuesta oficial, pero personal de Comunicación Social del Gobierno del Estado evitó que llegara hasta el comandante al sujetarlo.
Luego un agente de seguridad apuntó al reportero con el dedo y a otra compañera de televisión y ordenó “quédense allá”.
Estas prácticas son las mismas que se realizan desde el gobierno del priista Rolando Zapata Bello, quien siempre se negó a las entrevistas y su gente de Comunicación Social obstaculizaba con su cuerpo el trabajo de los medios informativos cuando intentaban abordarlo con preguntas.
Este método para no aclarar dudas a la prensa fue adoptada ahora por Mauricio Vila. Incluso permanece a su lado el mismo personal rolandista que impide con jalones y empujones cualquier entrevista a los funcionarios públicos.
El día de hoy, en un acto en el que se entregó más unidades y equipo a la SSP, el propio Fiscal General, Wilbert Cetina Arjona, reveló que le dieron la indicación de no responder a alguna pregunta de los medios, luego de que en una ocasión anterior admitiera públicamente que la criminalidad en Yucatán es algo ya preocupante para la sociedad.
Tras el evento, los funcionarios hicieron esperar a los representantes de los medios de comunicación dos horas, con la aparente intención de hacerlos desistir y evitar hablar de la próxima salida del comandante Saidén Ojeda.
Al final se hizo una rueda de prensa, pero sólo a cinco medios (Diario de Yucatán, Por Esto!, Televisa, Telesur y el portal Desde el Balcón) se les concedió el micrófono para preguntas y luego se dio por terminada, dejando muchas dudas en el ambiente público de Yucatán.