Compartir

El ex funcionario priista Rafael Acosta Solís, quien en el sexenio de Rolando Zapata Bello operó desde oficinas gubernamentales mientras se apropiaba de tierras de miles de campesinos yucatecos, fue exhibido ayer como un ladrón.
Ejidatarios de diferentes municipios de Yucatán mostraron en rueda de prensa un video donde el abogado yucateco roba la mochila de un ejidatario de Samahil que acudió a denunciarlo al Tribunal Agrario de Yucatán por el despojo de sus tierras, como ayer informamos.
Wilberth Chuil Quintal interpuso una denuncia ante la Fiscalía General del Estado por el robo ocurrido en las propias instalaciones del Tribunal Unitario, cuyas cámaras captaron el momento del hurto: Vídeo https://www.facebook.com/watch/?v=1330619610437873

En el video se observa a Acosta Solís y su abogada Lourdes Rosique López robando el morral donde supuestamente estaba el expediente de la demanda en su contra y documentos relacionados con la compra ilegal de miles de hectáreas en Samahil.
Para su mala suerte, relató el afectado, en la mochila sólo estaba mi acta de nacimiento, una copia de la Ley Agraria y 2 mil 600 pesos para comprar alimento y medicamento para mis becerros.
El ejidatario forma parte del Frente Campesino en Defensa de la Tierra y la Vida, que acusa al ex colaborador de Zapata Bello de querer apropiarse de 2,600 hectáreas en ese municipio.

Con asambleas pagadas por él y la complicidad de autoridades estatales, según acusaron ayer pobladores de Samahil, Ixil, Conkal, Tecoh y Acanceh, Acosta Solís se registró como vecino y ejidatario en decenas de ejidos.
El caso más reciente es Samahil –relataron-, donde se apropió de más de 2,400 hectáreas, “violando la Ley Agraria, que dice que un ejidatario no puede tener más del 5% de las tierras del ejido”.
Los campesinos alzaron la voz contra el ex funcionario priista “que se ha convertido en un magnate robando el legado que nos dejaron nuestros antepasados y nuestra revolución”.
El propio Acosta Solís parece confirmar los señalamientos de los ejidatarios al mostrar en sus redes sociales una vida con lujos, similar a otros ex colaboradores de Zapata Bello y el propio ex gobernador convertido en millonario durante su sexenio.
Viajes al Medio Oriente, Europa, Africa, un yate y jornadas de pesca deportiva, ranchos con ganado de registro en los municipios de Baca y Santa Elena, entre otros, son exhibidos públicamente por el priista y sus familiares.

Se le ha visto también transitar sobre la avenida Líbano del norte de Mérida al volante de un automóvil Corvette cuyo valor ronda los dos millones de pesos.
Acosta Solís fue nombrado procurador de justicia del estado por Ivonne Ortega Pacheco y destituido después por presuntos actos de corrupción y oscuros manejos.
Luego en julio de 2017 fue nombrado por Rolando Zapata Bello como asesor de la Consejería Jurídica del Gobierno del Estado teniendo como titular a Carlos Pavón Flores, quien recién había terminado su encargo como presidente estatal del PRI.

Desde dicha institución, cuya misión debería ser otorgar certeza y seguridad jurídica a los yucatecos, con la anuencia de Zapata Bello, Rafael Acosta siguió traficando grandes extensiones de tierra y apropiándose de otras más, como reporta una búsqueda simple en la red.
Apenas esta semana, el nuevo presidente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, difundió en sus redes sociales una foto con el ex gobernador yucateco, del cual se dice asumiría un nuevo cargo en ese partido, pese a también estar señalado como ladrón de patrimonios.

En un reportaje del periodista Jenaro Villamil en el semanario PROCESO en marzo de 2017, a Rafael Acosta se le menciona como la “conexión yucateca” de la mafia tabasqueña, a la cual habría traicionado tras el encarcelamiento de sus líderes y habría hecho alianza con el grupo en el poder de Rolando Zapata para repartirse las propiedades que quedaron “huérfanas”.
Según las fuentes consultadas por PRESIDIO, eso propició el asesinato de la señora Emma Gabriela Molina Canto, como una “vendetta” para crearle un conflicto político al entonces mandatario yucateco, al ocurrir con todas las condiciones de hacerlo muy visible.
Luego de ser exhibido públicamente ayer en video, a través de su página de Facebook “Justicia Agraria Yucateca” Acosta Solís dijo que es víctima de un infundio.

Los ejidatarios que alzaron la voz denunciaron que han sufrido acoso e intimidación, violencia y fueron amenazados de muerte, de modo que responsabilizan a Rafael Acosta de lo que les pueda suceder.
Por último pidieron al gobernador Mauricio Vila Dosal y al presidente Andrés Manuel López Obrador “que nos escuchen, hoy somos unos cuantos ejidatarios de distintos lugares, pero nuestra voz se escuchará y hará eco en todos los montes del Mayab e invitamos a todos nuestros hermanos campesinos, ejidatarios, jornaleros y trabajadores de la tierra a que se unan”.