Compartir

Luego de que varios vacacionistas fueran vistos en los techos de un predio abandonado del puerto de Progreso, la Dirección de Seguridad Pública y Tránsito exhortó a la población a no ingresar a estos edificios por el deterioro que presentan.
La gente ingresa en estas casas y se exponen a un derrumbe. Los más osados se suben a los techos, que podrían ceder ante su fragilidad.
Los ladrillos y muros de las paredes absorben constantemente salitre, que es una sustancia salina que abunda en las costas. Estas sales dañan y debilitan las estructuras, por lo que los predios sin mantenimiento en las playas sufren rápidamente las consecuencias.
Debido a esto se han presentado casos lamentables en Progreso. Apenas el 18 de febrero pasado, la construcción exterior del tradicional bar «Mocambo», el cual comenzó a funcionar en 1933, colapsó hacia la calle y mató a una niña y dos adultos que fueron de paseo al malecón.
En esas fechas hubo más derrumbes pero sin que se perdieran vidas humanas, además del considerable deterioro de algunas casas del centro del puerto que puso en peligro a las personas que asistieron al carnaval de Progreso.
Durante este verano, la Policía Municipal detectó que varias personas entraban a casas abandonadas y se subían a los techos, por lo que el director de esta corporación, Emilio Raúl Caamal Gutiérrez, recomendó no poner sus vidas en riesgo ya que se encuentran en estado altamente deteriorado por la erosión y falta de mantenimiento de los propietarios.
«Eviten accidentes, ya que ponen en riesgo su vida ante la posibilidad de un derrumbe, remarcó el comandante.