Compartir

Bloqueos en accesos de la ciudad con autos incendiados, hombres armados y vehículos artillados, así como una fuerte movilización de fuerzas armadas, fueron el escenario esta tarde en diversas zonas de la ciudad de Culiacán por la detención de Ovidio Guzmán López, hijo del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán. VER VÍDEOS: https://www.facebook.com/PresidioOnline/videos/2386817771534001/
Sin embargo, ante el cerco que establecieron las células del Cártel de Sinaloa en torno a donde tenían retenido al llamado “Chapito” por elementos de la Guardia Nacional y el Ejército mexicano, se tomó la decisión de retirarse de la casa sin Guzmán.
Los anterior, declaró en rueda de prensa el Gabinete de Seguridad Federal, se debió al verse superados en número y para evitar más violencia en la “zona cero”, además de preservar la vida del personal y “pacificar” la ciudad.
Integrantes del Gabinete de Seguridad Federal se reunieron para coordinar los trabajos en Culiacán, Sinaloa, donde se desarrollaban intensos enfrentamientos armados que convirtieron a la ciudad en zona de guerra con bajas en ambos bandos.
Asimismo corrió un rumor dispersado por los propios sicarios en redes sociales de presuntas amenazas para comenzar a ejecutar a civiles.
Previo al anuncio del gabinete federal circularon versiones de que Ovidio Guzmán fue disfrazado y subido a una camioneta para que integrantes del Cártel de Sinaloa se lo pudieran llevar de la zona.
Con estas acciones también se buscó evitar que decenas de vehículos, que supuestamente estaban en camino desde distintos puntos de la entidad con hombres armados, pudieran llegar a Culiacán al dejar libre al hijo de su líder que está al mando.