Compartir

Con apenas 18 años de edad, Brandon Emmanuel Solano Reyes se ha vuelto el “dolor de cabeza” del fraccionamiento Ciudad Caucel y sus alrededores.
En 2019 realizó constantes asaltos y robos a casa-habitación de la zona, pero eso no bastó para que le otorguen una condena de sólo 2 años y 3 meses de prisión, mediante un procedimiento abreviado, para volver a salir para delinquir.
A finales de octubre de 2018 Brandon fue detenido en Ciudad Caucel, por cuarta ocasión en dos semanas, cuando intentaba llevarse un tanque de gas de uno de sus vecinos, en Almendros II.
Como era menor de edad, a los pocos días volvía a salir y regresaba a los hurtos, confiado en que sólo hacía 36 horas en la cárcel. Pero ahora ha cumplido la mayoría de edad y es sujeto de la ley.
Desde que tenía 14 años, Brandon vivía en el Caimede, junto con sus hermanitos, que fueron adoptados, menos él. Como era un joven “problema”, se escapó del lugar y estuvo viviendo en la calle, donde trabajaba pero aprendió a robar y asaltar.
De septiembre a octubre del año pasado robó en tres viviendas y en un negocio de Ciudad Caucel, al grado que los vecinos pretendían lincharlo, pues siempre que era detenido la Fiscalía lo liberaba pronto por ser menor, al grado que amenazaba a los afectados con regresar.
Es por eso que la juez de control Blanca Beatriz Bonilla González, ahora que es mayor de edad, le aplicó la sanción de 2 años y 3 meses de prisión, además del pago de 23 días de multa.
Los hechos se dieron el 12 de septiembre junto con dos personas más, una mujer entre éstas. Brandon asaltó con arma blanca un expendio de cerveza denominado “Caucel”, ubicado sobre la calle 109 de la citada unidad habitacional.
Alrededor de las 7 de la noche, Brandon amagó con un cuchillo a Miguel Angel Hernández López y, junto con sus compinches, lo ató de pies y manos con cinta canela.
Los tres se apoderaron del dinero de la caja, botellas de licor, cigarros, la tableta del afectado y su mochila, para luego darse a la fuga.
Sin embargo, fue ubicado en calles cercanas, donde lo reconoció el agraviado y se le decomisó la mochila con cuatro cajetillas de cigarros, una botella de vodka, 200 pesos y la tableta del agraviado.
En esa ocasión fue dejado en libertad en el Ministerio Público, pero el 17 de septiembre, 12 y 17 de octubre robó en tres casas del fraccionamiento Almendros II, hasta que finalmente fue detenido de nueva cuenta.

Síguenos en Facebook Presidio MX: https://www.facebook.com/PresidioOnline