Compartir

Un huésped del hotel “San Jacobo” fue encontrado muerto anoche en una de sus habitaciones en circunstancias extrañas.
El hombre, de unos 55 años de edad, ya estaba en proceso de putrefacción cuando fue hallado ahorcado con una sábana.
Los hechos ocurrieron en el establecimiento de hospedaje ubicado sobre la calle 69 entre 68 y 70 del centro de Mérida, frente a la terminal camionera de ADO.
El hallazgo fue poco después de las 9 de la noche por personal del hotel, que dio parte a las autoridades. Estaba en el cuarto 209 de la segunda planta.
Al sitio llegaron paramédicos de la Policía Municipal de Mérida y patrullas de la misma corporación, pero nada se pudo hacer porque ya tenía más de un día muerto.
Incluso, de acuerdo con unos huéspedes, el lugar apestaba a carne podrida.
Posteriormente arribaron elementos de la Policía Estatal Investigadora (PEI), que comenzaron a interrogar a los empleados, percatándose de que había “algo extraño” en el deceso.
Llamó la atención de los agentes que el occiso no estaba registrado en la recepción y en su cuarto no habían pertenencias, ni siquiera una identificación.
Por las cámaras de vigilancia se pudo saber que llegó al hotel desde el día 9 de enero, pero no había registro en la libreta de entrada.
Otra circunstancia sospechosa es que apenas vence el día, el encargado del hotel acude a la habitación para avisar al huésped o invitarlo a pagar si desea permanecer, pero eso no sucedió.
Además, el personal de limpieza tampoco entró a asear ese cuarto en ningún momento, según declaró.
El hotel “San Jacobo” del centro de Mérida se ha distinguido por constantes quejas de huéspedes, a varios de los cuales les han robado sus pertenencias dentro de las habitaciones.

Personal del Servicio Médico Forense arribó al lugar a las 12:40 del miércoles mientras personal de la Fiscalía General del Estado seguía recogiendo evidencias.
El hecho se manejó, como en otras ocasiones, con hermetismo por parte de las autoridades ante lo que podría ser un nuevo caso de homicidio en la “ciudad de la paz”.
Incluso se colocaron sábanas en las ventanas de las habitaciones superiores para que desde la calle no se pudiera observar nada.
Luego apagaron las luces para sacar el cuerpo y atravesaron la camioneta del Semefo en la calle para que las puertas traseras quedaran pegadas a la entrada del hotel.
El cadáver fue sacado hasta las 02:05 de la madrugada y se ignora su identidad.

Síguenos en Facebook Presidio MX: https://www.facebook.com/PresidioOnline/