Compartir

Aunque es del todo inconcebible, la Fiscalía General del Estado y el Poder Judicial de Yucatán aceptaron una denuncia y entablaron proceso penal para que una persona que padece de sus facultades mentales proceda a que se le practique una prueba de ADN a la Familia Real Británica y a él mismo, pues dice ser el legítimo Príncipe Guillermo Arturo Felipe Luis de Gales.
A los juzgados penales yucatecos llegó el asunto como una prueba de paternidad que exige el cantante de ranchero y música pop Ricardo Isauro Platas Sandoval, conocido como La Voz de Oro.

Platas Sandoval busca que se le reconozca como posible heredero del trono inglés, pues asegura que es hijo del Príncipe Carlos y la difunta Lady Diana, por lo tanto merece acceder al trono británico.

Dos jueces de control han tenido que batallar horas extras para tratar de desechar la acusación que legalmente se ha presentado como un caso real.
Elsy del Carmen Villanueva Segura y Luis Armando Mendoza Casanova han pasado serios apuros, pues detrás del autonombrado príncipe hay personas y abogados que conocen muy bien los entuertos legales y han evidenciado a las autoridades locales.
Cabe indicar que este hecho no constituye un delito, en la denuncia inicial.
En un principio, Mendoza Casanova –por lo extraño de la situación- pidió que se someta a una valoración psiquiátrica al querellante.
Con dicha prueba se estableció que el sujeto es paciente psiquiátrico con bipolaridad grado 1, esquizofrenia, trastorno de personalidad, personalidad múltiple, sociopatía, delirio de persecución y sadismo, lo cual Platas Sandoval insiste en que es falso y que fue “fabricado”.
Sin embargo, por muy mala suerte de las autoridades o algún error, se “perdió” el expediente original de dicha valoración psiquiátrica.

Eso generó la inconformidad del supuesto Duque de Cambridge, Conde de Strathearn, Barón Carrickfergus, Caballero de la Jarretera y Caballero del Cardo, como él dice y atrajo el caso la juez Elsy del Carmen Villanueva Segura.
Al igual que el juzgador anterior, la magistrada determinó abstenerse del asunto y de esta forma no entrar al estudio del caso, de modo que ordenaron que se recurra de nueva cuenta al Ministerio Público.
Con ello, contando con el apoyo del mismo abogado misterioso, se obtuvo una carta de la Clínica Mérida, en la cual un psiquiatra certificado determinó que el querellante se encuentra bien de sus facultades mentales.
Para su suerte, esto abrió de nueva cuenta el caso y dicho sujeto obtuvo el apoyo de la directora de la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas (CEEAV), Beatriz Zavala Peniche, quien con sus influencias reactivó el asunto.
Se ha visto que Platas Sandoval anda en todos lados con una botellita llena de un líquido amarillento, que algunos dicen que se trata de su orina, pero otros aseguran que es ácido para arrojarlo sobre algún posible enemigo que se acerque.