Compartir

El padre de la niña de 8 años a la que quemaron sus pies con una plancha intentó huir de los agentes que lo fueron a localizar en su casa para entrevistarlo sobre los hechos.
Como informamos, en la ciudad de Valladolid, al oriente de Yucatán, los papás de la menor decidieron «castigarla» por salir sin permiso a la calle para jugar con sus amiguitos y, por ello, la madre quemó los pies de la niña con una plancha caliente, lo que la dejó lesionada y sin poder caminar.
La tortura a J.R.D.E., de 8 años de edad, se descubrió cuando la pequeña salió arrastrada a la calle del fraccionamiento Los Girasoles para pedir ayuda, los vecinos la vieron y llamaron a la Policía.
Tras conocerse la noticia y llevarse a todos los menores del hogar, su padre Juan Manuel Díaz Maldonado, se introdujo a su vivienda por la tarde del sábado pasado y al poco tiempo arribaron elementos de la Policía Estatal de Investigación y de la Fiscalía General del Estado.
En la casa aparentemente no estaba nadie, pero los vecinos señalaron que adentro se encontraba el sujeto, de origen chiapaneco, de modo que rodearon la cuadra, ya que no podían ingresar al domicilio sin una orden de cateo.
Cuando oscurecía y pensaba que había pasado el riesgo de ser detenido, Díaz Maldonado salió a la calle. No había avanzado mucho cuando los agentes lo rodearon.
Presuntamente el papá sacó un arma blanca y se enfrentó a los agentes, pero estos lograron desarmarlo y lo pusieron a disposición del juez de control de Valladolid, José Enrique Sáenz Dzul. Al día siguiente, sus familiares de Juan Manuel llegaron procedentes de Quintana Roo y comenzaron a sacar muebles y objetos de valor de la vivienda, con lo que se presume que planean huir del estado apenas el acusado pise la calle.
Las autoridades aún están integrando una carpeta de investigación que se sigue en su contra por el delito de violencia doméstica y maltrato infantil, de modo que la detención fue por ataques a los servidores públicos.
La mamá de la niña, Brenda Marilú Erosa Couoh, tiene seis meses de embarazo y por ello no se procede en su contra, conforme a la ley, para evitar que pueda sufrir un aborto.
Sin embargo, el mismo sábado ella compareció ante la Fiscalía de Valladolid para rendir su declaración. Los cinco hijos del matrimonio están bajo resguardo de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia (Prodemefa).
En cuanto a la niña que presuntamente fue atacada recibió atención médica en un hospital vallisoletano y se envió al Centro de Asistencia Social en Oxkutzcab, donde se le garantizan todas las acciones para mejorar su salud física y emocional.
Luego de evaluar su estado de salud, los otros menores C.S.D.E., de 11 años; M.E.D.E., de 10; A.A.D.E., de 6, y J.M.D.E., de 3 años, ingresaron al Centro de Atención Integral al Menor en Desamparo (Caimede), en Mérida.