Compartir

Por la espalda y sin aviso, siete puñaladas recibió esta mañana el jefe de seguridad de la zona arqueológica de Chichén Itzá, Ricardo Arturo Gutiérrez López.
La agresión ocurrió en el estacionamiento interior del parador del sitio turístico más emblemático de Yucatán por un sujeto identificado como Adaly Cen Castañeda, de 23 años de edad.
El agresor es hijo de un guía de turistas que labora en la zona arqueológica de Chichén Itzá, quien descendió de un automóvil en esa área y se acercó por detrás al jefe de custodios.
En un video de una cámara de seguridad del parador turístico se observa a Gutiérrez López llegar a laborar a las 8 de la mañana, cuando abre sus puertas la zona arqueológica al público.
En el trayecto a la puerta de acceso cruza algunas palabras con el agresor, quien lo sigue por detrás y saca un arma punzocortante de una mochila que llevaba en las manos.
Acto seguido asesta dos puñaladas en la espalda al jefe de seguridad del Instituto Nacional del Antropología e Historia (INAH), quien reacciona y gira el cuerpo para quedar frente al agresor.
Cen Castañeda le clava el arma de nuevo en el pecho y abdomen, ante lo cual el empleado federal corre hacia el interior del inmueble, mientras el agresor lo sigue y logra herirlo en diferentes ocasiones.
El acompañante de Cen Castañeda lo alcanza y lo sujeta para abordarlo de nuevo al vehículo de color blanco y retirarse del lugar.
Los compañeros del jefe de seguridad acuden en su auxilio y llaman a la Policía. Paramédicos de Cultur atendieron en primera instancia al herido.
A pesar de las puñaladas, Gutiérrez López, de complexión corpulenta, se mantuvo de pie y consciente mientras sangraba por las heridas.
Incluso salió de nuevo a la puerta para señalar a su agresor, quien fue detenido por agentes de la Policía Estatal, en tanto el jefe de custodios del INAH fue llevado de inmediato al Hospital General del Valladolid.
Se averiguó que está fuera de peligro por las lesiones, pero será intervenido quirúrgicamente esta tarde por una herida que tiene preocupados a los médicos.
El afectado fue acompañado posteriormente a interponer la denuncia ante la Fiscalía General del Estado con sede en Valladolid, a donde se apersonó el delegado del INAH, Eduardo López Calzada, con el director de la zona de Chichén Itzá, Marco Antonio Santos, y el director jurídico del instituto.
Los médicos confían en que Ricardo Arturo –quien anteriormente había recibido amenazas por parte de la llamada “mafia de ambulantes” de Chichén Itzá- se recupere de la operación y las puñaladas porque “es un hombre fuerte y con gran resistencia física”.
Se sabe que en Chichén Itzá opera una red de vendedores ambulantes que, bajo la fachada de venta de artesanías, distribuyen estupefacientes y productos ilícitos, sin que hasta el momento los gobiernos federal y estatal se decidan a intervenir para frenar su actividad al interior de la zona arqueológica.
Hasta el momento las autoridades del INAH no han emitido algún comunicado al respecto, pero se informó que en el transcurso de la tarde sería dado a conocer.

VÍDEO: ASÍ FUE ACUCHILLADO EL JEFE DE CUSTODIOS DEL INAH