Compartir

Por pescar especies marinas en veda, seis sujetos fueron detenidos por agentes de la Secretaría de Seguridad Pública.
En dos operativos diferentes, los sujetos fueron capturados por realizar pesca furtiva en las costas de Dzilam de Bravo y San Felipe.
Los seis pescadores son jóvenes y menores de edad. En neveras transportaban langostas, pulpos y caracol blanco. Igual tenían meros y boquinetes.
«Que nos lleven detenidos, no nos importa, pues no vamos a tardar mucho tiempo encarcelados. El patrón paga la fianza y salimos de nuevo para continuar con la pesca», indicaron.
Las declaraciones de los jóvenes furtivos enojó a los pescadores del oriente del litoral, que procuran conservar las especies en veda.
Los operativos de la Policía se realizaron el domingo y el lunes, a bordo de una lancha de la SSP con oficiales armados, que tienen su centro de mando en Río Lagartos.

Las dos embarcaciones de los infractores tienen su base en Dzilam Bravo, punto y centro de operación de varios pescadores furtivos que enfilan al oriente para capturar pepino de mar, langosta, pulpo y caracol blanco, especies que durante esta temporada está prohibida su pesca.
En las lanchas ribereñas igual se encontraron compresoras, «patas de rana», un arpón y demás equipo para la pesca por medio de buceo.
El domingo al mediodía, entre Dzilam y San Felipe, oficiales a bordo de la lancha de la SSP avistaron la embarcación «Itzel», con tres pescadores en ella que fueron sorprendidos en plena actividad.
En la nevera les encontraron caracol blanco, pulpo, langosta, así como mero y boquinete.
Los tripulantes de otra lancha que se encontraba cerca, arrojaron su equipo y las especies capturadas al ver el operativo, evitando su detención.
Ayer lunes, a la misma hora y en la misma zona, atraparon a tres pescadores a bordo de otra embarcación que igual tenían especies en veda.
Las dos lanchas fueron trasladadas a Río Lagartos y los seis pescadores quedaron detenidos.