Compartir

El tercer homicidio durante Semana Santa se cometió el pasado jueves por un ataque de celos, luego de que un hombre viera a su pareja besándose con uno de sus amigos.
Cuatro albañiles organizaron una borrachera en casa del ahora occiso, a la que también asistió una mujer de nombre Elsy, y en la que uno de ellos terminó estrangulado con un cable.
Los sujetos solían emborracharse en el predio ubicado en la calle 88 entre 141-A y 143 de la colonia Emiliano Zapata Sur I y II.
Aquella noche todos se fueron a dormir vencidos por los efectos del alcohol, excepto la mujer, que se acostó junto a uno de los invitados y lo comenzó a acariciar y besar.
Lo que no esperó fue que el dueño de la casa, Galdino Urías, despertara y los viera en pleno acto de infidelidad.
Ambos hombre se pusieron a discutir, hasta que los ánimos se calentaron y comenzaron los golpes.
Fue a los minutos que Elsy salió corriendo de la casa para pedir ayuda, pues con quien se acostó había estrangulado hasta quitarle la vida a su rival.
La causa de muerte fue certificada como asfixia mecánica por estrangulamiento.
Se trata del tercer homicidio en Yucatán durante esta temporada vacacional, y todos se cometieron durante la Semana Mayor.
Uno de los crímenes sucedió en Progreso y lo dimos a conocer el pasado 19 de abril, en el que un canadiense fue encontrado muerto y desnudo sobre su cama, con el cuello rebanado.
En el caso del estrangulado, la Policía Estatal de Investigación y la Fiscalía General del Estado trabajan para formar una carpeta de investigación contra el presunto homicida.
Las únicas pistas que tienen las autoridades son las declaraciones que dieron las cuatro personas retenidas, mismas que vieron con vida por última vez al ahora occiso durante la borrachera.