Compartir

Arden en llamas dos vehículos en el fraccionamiento Fidel Velázquez ante la mirada perpleja del dueño de uno de ellos, pues a pesar de la rápida respuesta de los bomberos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) ambos autos quedaron completamente consumidos.
El señor Gilberto González relató que fue a recoger su auto Chevrolet Chevy, con matrícula ZCN-331-A, al taller eléctrico y de regreso a su casa lo estacionó sobre la calle 61 entre 20-A y 20-B de dicha unidad habitacional.
Dijo que el compacto se había estado recalentando y por eso lo llevó a reparación y supuestamente había quedado bien, pero al poco tiempo de haberlo dejado escuchó gritos y movimiento de la gente porque un vehículo se estaba quemando.
Intrigado, salió a ver qué sucedía y se llevó la sorpresa de ver su auto envuelto en llamas, al parecer por un cortocircuito.
El fuego alcanzó un Volkswagen Golf, con matrícula YZF-17-56, que llevaba tiempo estacionado junto a donde don Gilberto aparcó su Chevy y el otro auto también se comenzó a quemar.
En cuestión de minutos ambas unidades estaban completamente envueltas por el fuego y prácticamente fue imposible salvarlas.
Al sitio llegaron varias unidades de la SSP, que cerraron el paso vehicular hacia la calle 61 mientras los bomberos lanzaban chorros de agua hasta sofocar las llamas, creándose una enorme humareda.

La elevada presencia de vecinos y personal de emergencias, junto con los policías, llenaron la calle donde sucedió el hecho.

Los vecinos se preguntaban cómo se habían quemado los dos autos, pues sólo vieron que surgió rápidamente el fuego que llegó hasta el Golf que estaba en calidad de abandonado.
Luego de que los bomberos sofocaron las llamas procedieron a abrir los capirotes de los autos para lanzar agua a sus motores y el Chevy fue el que más trabajo dio abrir.
Afortunadamente ningún vehículo explotó y tampoco hubo persona lesionada en el sitio de los hechos.