Compartir

Las malas condiciones mecánicas en que se encuentra gran parte del parque vehicular del transporte público en el estado continúan causando accidentes.
Hoy, por una falla mecánica en los frenos, el conductor de un autobús urbano en Mérida dio un volantazo y terminó impactado contra la fachada de un predio en la colonia Chuburná.
El accidente se registró cuando el chofer de una unidad de la línea “Minis 2000”, que cubre la ruta “Chuburná”, iba transitando sobre la calle 23.
Al llegar al alto de la calle 16, el operador del autobús, con placas A-03365-Z, aplicó los frenos, pero no respondieron, de modo que dio un violento giro al volante y terminó impactado contra el muro de una casa.
El predio, marcado con el número 9-B, es habitado por una pareja de la tercera edad que sufrió un fuerte susto.
En el accidente no hubo lesionados y al lugar llegaron los agentes de la Policía Estatal a tomar conocimiento del hecho de tránsito.