Compartir

Un sujeto murió degollado la madrugada de ayer en un predio de la avenida Itzaes de Mérida.
El hecho ocurrió alrededor de las tres de la mañana de este domingo en unos cuartos rentados de la calle 86 (avenida Itzaes) por 69 y 71 de la colonia Mulsay, donde tres personas se encontraban tomando unas cervezas.
Ángel Estrella alias “El Sabo”, de aproximadamente 55 años de edad, fue asesinado por un amigo con el que departía en la planta alta del predio.
El ahora occiso se quedó a solas con su homicida, Alexis Emmanuel Cervantes Barragán alias “El Pichi”, ya que el anfitrión del cuarto se retiró y entró al bar “Ches” que se encuentra al lado.
Víctor Manuel Barragán Castro los dejó un rato solos porque “El Sabo” y “El Pichi” presuntamente acordaron sostener relaciones sexuales.
En un momento dado el segundo sujeto, que se encontraba drogado, sacó un cuchillo y lo clavó a Angel para después degollarlo.
Luego del asesinato, Cervantes Barragán entró al bar y le dijo a su primo: “Ya lo jodí, anda a verlo”.
Sin imaginar lo que esas palabras significaban, Víctor Manuel se paró de la mesa y acudió al cuarto. Cuando estaba entrando sintió el olor a sangre.
Entonces se dirigió a la cama, donde encontró tendido e inmóvil al hombre de edad madura, con una gran cortada en el cuello.
“¿Qué hiciste?”, increpó Barragán Castro a su primo, a lo que éste respondió que lo mató porque el ahora occiso le dijo que ahora “le tocaba a él”.
Al darse cuenta del gran problema en que estaba metido, el anfitrión del cuarto retuvo al homicida mientras llamaba a la Policía.
Con sangre fría, “El Pichi” le dijo que “no se preocupara”, que descuartizaría el cuerpo y luego lo metería en una bolsa para deshacerse de él.
Sin embargo, Barragán Castro esperó llegada de la autoridad para entregar al homicida.
Al sitio llegaron agentes de la SSP y paramédicos de la misma corporación, que constataron que Angel Estrella ya había perdido la vida. Se dijo que el ahora occiso fue policía estatal.
Los elementos de la SSP detuvieron a “El Pichi”, quien a bordo de la unidad reconoció haber cometido el crimen porque el fallecido “se quiso pasar de ver…”.
Presuntamente Angel Estrella vivía en el rumbo de los fraccionamientos Tixcacal Opichén y Diamante, aunque otra versión dijo que era vecino de la colonia Sambulá.
Al lugar arribaron peritos de la Fiscalía General del Estado para realizar las diligencias pertinentes y recoger las evidencias, así como personal del Servicio Médico Forense para el levantamiento del cuerpo.