Compartir

La conductora de una unidad funeraria se quedó dormido mientras conducía en el centro de Mérida, chocando contra otro vehículo.
La mujer iba al mando de una camioneta Toyota Siena, con matrícula ZAB-193-B, propiedad de «Funerarias Mérida», sobre la calle 65 con 40 y 38.

A esa altura fue vencida por el sueño y dormitó, estrellándose con un automóvil Mini Cooper, con placas YYP-494-C, que estaba estacionado afuera del predio número 354 de la 65.
Cuando despertó ya la había causado serios daños al pequeño auto de lujo. La conductora no podía creerlo y dijo que hasta el sueño se le quitó.

Al poco rato se presentaron los propietarios del Mini Cooper, un par de gringos que viajaron ayer de Playa del Carmen a la capital yucateca.