Compartir

Un incendio consumió una humilde morada dejando sin su precario patrimonio a doña Ana María Collí Silva, de 55 años de edad, quien vive sola y sin energía eléctrica.
La señora vio desde la calle cómo el fuego consumía su hogar y pertenencias, que junto con su marido logró reunir con el paso de los años. Hace tres años quedó viuda.
Los hechos se registraron anoche sábado, alrededor de las 20:00 horas, cuando la señora Ana, al no contar con el servicio de energía eléctrica en su humilde hogar, fue a comprar una veladora para iluminarse y para ponerle a su virgencita de Guadalupe.
Sin embargo, al regresar con su compra vio las llamas en su vivienda, rompiendo a llorar porque era todo su patrimonio que logró reunir con el paso de los años junto con su fallecido marido.
Su predio se localiza sobre la calle 50-A entre 193 y 195 de la colonia Ampliación Plan de Ayala Sur.
Al sitio llegaron dos unidades de Bomberos así como varias patrullas de la SSP.
Mientras los tragahumo sofocaban las llamas, que destruyeron la vivienda de láminas, los policías cuidaban que la gente no se acerque.
Luego de que los bomberos se retiraron junto con la Policía, un vecino apagó unos maderos que volvieron a arder.
Se perdió todo, incluso su mascota, un pájaro que murió dentro de su jaula, asfixiado por el humo.

Vecinos y familiares de la afectada consideran que el incendio fue provocado y dijeron que se imaginan quién fue el incendiario que dejó sin hogar a esa humilde señora, pero sin señalarlo.
Los familiares están angustiados por su salud, ya que antes ha sufrido un preinfarto, luego de la muerte de su esposo. Y anoche, al ver su casa envuelta en llamas, sufrió una crisis nerviosa.
Doña Ana fue llevada por los vecinos a un médico cercano para que la atienda y valore debido a la crisis nerviosa que sufrió.
Los vecinos de la zona están muy consternados por los hechos y esperan que se investiguen.