Compartir

El perro mestizo apodado “Negrito”, que se hiciera conocido por recibir una patada de un atleta en Valladolid, está vivo y aún deambula por las calles del centro de esa ciudad del oriente de Yucatán.
El can de color negro fue identificado por el propietario de una refaccionaria del rumbo que todas las mañanas da comida a una jauría de unos 7 u 8 perros.
A “Negrito” se le puede encontrar en un radio de cinco o seis cuadras a la redonda, entre el parque principal de Valladolid y el barrio de La Candelaria.
No se aleja de ese entorno porque ahí tiene su comida segura con “Don Fonsi”, que tiene amor por los perros y desde hace años les da de comer, señalaron vecinos.
El Ayuntamiento de ese municipio difundió hoy que lo encontró y se encuentra bajo su cuidado, pero los vallisoletanos dudan que se trate del mismo animal porque “todos vieron que era macho”.
El domingo pasado circuló en internet un vídeo de competidores llegando a la meta de una carrera atlética frente al Palacio Municipal de esa ciudad, acompañados por un perrito callejero de color negro que se les unió, pero sufrió que una patada en esos instantes por parte de uno de los corredores.
El vallisoletano José Manuel Alcocer Arias fue el autor de esa acción, que inmediatamente fue reprobada por miles de internautas que exigían castigo al joven deportista, sobre todo porque corrió el rumor de que el perrito murió al ser atropellado tras el susto que le produjo el golpe.
Sin embargo, el señor Alfonso Chacón Vivas (a) “Don Fonsi” aclara que ese can y otros del mismo color siguen “dando lata” en las calles, dice en son de broma, pues él personalmente los alimenta por las mañanas al abrir el negocio.
“Son como 4 o 5 perros negros, de unos siete u ocho que vienen a comer aquí”. Entre ellos identificó a un machito juguetón, de tamaño mediano, que sería “Negrito”. “A todos ellos los sigo viendo por aquí”, señaló en plática con PRESIDIO.
La refaccionaria “Zací”, que funciona desde hace 40 años, se ubica en la calle 38 por 39 y 41 del centro de Valladolid, a espaldas del parque donde se unió “Negrito” a la carrera.
En los días posteriores al hecho el can fue visto descansando debajo de un Volkswagen sedán en el barrio de La Candelaria, que está distante a unas cinco cuadras de la refaccionaria de “Don Fonsi”.
La jauría tiene su “centro de operaciones” en el parque principal, donde abundan los perros por su cercanía con el bazar de comida que se encuentra enfrente.
El señor Chacón Vivas, quien llegó a tener 18 perros en su domicilio y desde hace 30 años da de comer a los canes del rumbo, opinó que es bueno que la gente esté interesada por “Negrito”, que se hizo famoso por un hecho desafortunado.
Sin embargo, señaló, hay muchos perros que esas personas interesadas pueden venir a Valladolid para adoptar y alimentar porque son numerosos.
Tan sólo en la zona del centro se calcula que hay alrededor de 50 canes callejeros, sin algún tipo de atención, de modo que el entrevistado desea que no haya que esperar a que alguien los golpee y suban un video a internet para que la gente se interese por ellos.
El caso de “Negrito” fue especial, pero coincidió con otros vallisoletanos entrevistados por PRESIDIO en que Alcocer Arias ya ha pagado las consecuencias de su acto, incluso dentro de su familia, como abundamos en otra nota.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre