Compartir

Una manifestación feminista derivó en agresiones a reporteros de diferentes medios televisivos y uno de ellos resultó noqueado mientras realizaba una transmisión en vivo.
Juan Manuel Jiménez, de canal ADN40, fue antes acometido con puñados de brillantina por féminas que realizaban una marcha, a la que denominaron “pacífica”, contra la violencia de género.
La manifestación tuvo lugar ayer en la Ciudad de México, en la Glorieta de los Insurgentes, donde el reportero cayó noqueado por certero golpe que le propinó un sujeto desconocido (vídeo).
El comunicador de canal ADN40 ya había recibido golpes y empujones de diferentes personas que tomaron parte en la marcha.
De pronto se aproximó un joven con gorra, el cual se acomodó un objeto en la mano antes de lanzarle un puñetazo en el rostro, ante la sonrisa de algunas feministas y la sorpresa de otras.
El mismo individuo recibió instantes previos alguna indicación directa de un sujeto de edad madura, de cabello canoso y chamarra negra, el cual apareció a cuadro en la transmisión de ADN40.

Se observa cómo ambos intercambian algunas palabras y luego el jovenzuelo se dirige directamente hacia Juan Manuel para golpearlo.
Tras lograr su cometido, el sujeto fue retenido momentáneamente, pero logró huir entre la multitud.
También una reportera de Milenio TV fue agredida por mujeres encapuchadas cuando estaba cerca de las instalaciones del Metrobús en el momento que eran destruidas.

La marcha, que dejó destrozos en comercios y daños a monumentos históricos, se originó porque una menor de 17 años de edad denunció que cuatro presuntos elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México la violaron dentro de una patrulla.
La víctima declaró que al salir de una fiesta, alrededor de las 02:00 horas del viernes 2 de agosto, supuestos policías la subieron por la fuerza a una patrulla en Azcapotzalco.
Exámenes médicos periciales confirmaron la penetración a la chica, quien no vio el número de patrulla ni los nombres de los presuntos oficiales en sus respectivas placas de identificación.
Algunas feministas justificaron las agresiones y daños a instalaciones porque son más importantes las vidas y la integridad física de las mujeres vulnerables, que las pérdidas materiales.
Sin embargo, el reportero noqueado presentó la denuncia correspondiente en la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México. “Esperemos esta agresión cobarde no quede en la impunidad”, dijo en Twitter.
Luis Alfaro, otro comunicador golpeado, narró su experiencia durante marcha feminista.
El reportero de TeleDiario, del grupo Multimedios, explicó que tuvo que esquivar latas de pintura que les arrojaban. “Eran agresiones directas, no era un grupo de provocación, era cualquiera».
Sentimos que las agresiones eran directas contra nosotros por el simple hecho de ser hombres, señaló.
Relató que en la estación del Metrobús Insurgentes, un grupo de mujeres encapuchadas tomó mazos y tubos y empezó a destruir las instalaciones.
“Fue cuando comenzaron a golpear a los reporteros; nos tiraron botes de pintura. A un compañero le dieron en la boca, a otro en un ojo”.

“Yo esquivé algunas latas. Fueron agresiones directas; yo digo que no por ser de un medio de comunicación, simplemente por el hecho de ser hombre”.
Señaló que mientras estaban en la estación Insurgentes, “nos tiraron gas lacrimógeno y fue muy complicado hacer el trabajo. Pudo haber heridos de gravedad”, afirmó.
El reportero aseguró que no hubo infiltrados en la marcha. “Siempre fueron mujeres, que desde un inicio se acercaron y nos dijeron que los hombres no podíamos estar, que los hombres no podían acercarse. No pueden estar con nosotras, nos decían”.
“Cuando un hombre se acercaba a la escena de los hechos, llegaba una chica y nos jalaba, nos pateaba, nos quitaba los teléfonos y los aventaba”.
“No era un grupo de provocación, eran cualquiera. La agresión era sólo por ser hombre”, relató.
Su afirmación fue confirmada por feministas que mediante Twitter externaron su postura y usaron el hashtag #NoMeCuidanMeViolan para este movimiento.

Fotos de destrozos tomadas de Twitter: