Compartir

Anoche se derrumbó una parte de “Los Portales” que se ubican frente al mercado municipal de Progreso, sin que se tenga reporte de personas lesionadas hasta el momento y con lo cual suman tres casos similares en casi dos semanas.
Ayer miércoles nuevamente un viejo edificio de este puerto presentó desprendimientos de escombros cuando uno de los arcos cedió en su parte superior y cayó al suelo, en la calle 27 entre 78 y 80 del centro.
Los hechos sucedieron cuando en el sitio había una cantidad regular de personas. Por fortuna justo en el momento del desprendimiento no se encontraba nadie debajo, pero ocasionó fuerte susto a los transeúntes.
El nuevo derrumbe en el puerto ocurre 17 días después de la mortal caída de una marquesina cercana al malecón, que mató a tres personas y dejó a cinco heridas, y apenas al concluir ayer los festejos del Carnaval, como PRESIDIO había señalado acerca del riesgo que corren los habitantes y visitantes del puerto.
En Progreso otras construcciones han cedido en los últimos días. El 28 de febrero pasado cayó parte de una cornisa de la escuela primaria “Candelaria Ruz Patrón”, un edificio con casi 70 años de antigüedad que alberga a la primera institución educativa de la comunidad.

La caída de los escombros en el costado norte del inmueble ocurrió cuando no se encontraban peatones, de modo que no hubo lesionados por el hecho.
Protección Civil mantiene cerrado el paso a peatones en la calle 31 por 80 y 82 del centro, donde se encuentra esta institución educativa, ante las condiciones de agrietamiento de toda la marquesina.
Ayer, tras el derrumbe en “Los Portales”, personal de Protección Civil colocó cintas de prevención en el sitio, así como en los arcos contiguos y en otro más distante que también presenta grietas.
Se indicó que el edificio será evaluado por el Colegio de Ingenieros Civiles de Progreso y la Dirección de Obras Públicas del Ayuntamiento para determinar el grado de afectación.
Locatarios y usuarios de este edificio señalaron que es urgente que se evalúe su situación porque es una construcción antigua y temen una nueva tragedia.
En el caso de las escuelas en riesgo, el Ayuntamiento de Progreso tiene conocimiento de que son varias las escuelas que presentan malas condiciones en su estructura.
Además de la “Candelaria Ruz Patrón” están la “Filemón Villafaña Farfán” y la “Álvaro Obregón”, cuyas cabillas ya están vencidas por la corrosión y son un riesgo para los niños, maestros y peatones, advirtió el municipio a través de su director de Protección Civil, Aurelio Teodoro Medina Pérez.
Sin embargo, el alcalde de Progreso, Julián Zacarías Curi, niega tener responsabilidad alguna en los derrumbes que están aconteciendo en el puerto y tampoco hay acciones para clausurar temporalmente los locales y edificios en riesgo que no son aptos para funcionar al público.
En el caso del bar “Mocambo” está pendiente fincarle al edil responsabilidad jurídica por las muertes, ya que permitió que siguiera trabajando ese inmueble que presentaba fallas estructurales, firmó su licencia de funcionamiento y acudió a inaugurar el establecimiento.