Compartir

La falta de un sueldo digno y la ausencia de aumentos salariales han orillado a policías municipales de Progreso a desplazarse a otros municipios de Yucatán con mejores prestaciones laborales.
A la Redacción de PRESIDIO llegaron quejas de elementos que han abandonado las filas de la Policía del puerto porque no cuentan con salarios suficientes y las condiciones de trabajo no están acordes con la labor que desempeñan.
Tan sólo en 2018, según indicaron, Progreso tenía 250 policías. Y este año apenas suman aproximadamente 100 uniformados para cerca de 500 mil habitantes, aseguraron.
Las principales carencias que argumentan son el bajo sueldo, la falta de aumentos salariales, la carencia de uniformes y de seguridad social.
Expusieron que hace año y medio Progreso perdió las participaciones del Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg), lo que ha ido en detrimento de la institución policiaca.
Las quejas se centraron contra el alcalde Julián Zacarías Curi, cuyo desempeño al frente del Ayuntamiento porteño deja qué desear para la mayoría de la población, como hemos dado cuenta con anterioridad.

PRESIDIO contactó al director de la Policía Municipal de Progreso, Emilio Raúl Caamal Gutiérrez, para conocer su postura sobre el tema y los señalamientos hechos por los agentes “desertores”.
Confirmó que sí hubo elementos que se dieron de baja y fue por voluntad propia, pero únicamente fueron tres.
Explicó que se trata de tres mujeres policías que deseaban cambiar de domicilio y de municipio.
“Fue a solicitud de ellas mismas –precisó-, ya que sus maridos son militares y les dieron su cambio a otra localidad, y ellas decidieron acompañarlos”.
Negó que las condiciones salariales y laborales en la corporación progreseña sean malas, sino que se encuentran mejor que en otros lados.
A la corporación progreseña incluso han llegado agentes de Umán y Kanasín para solicitar empleo ante las inferiores condiciones laborales que afrontan en esos municipios.
Indicó que los policías de Progreso tienen uniformes que les dio la actual administración municipal y que los sueldos son de ocho mil pesos al mes, en comparación con los seis mil que pagan en Umán, por ejemplo.
Al abundar sobre el número de elementos con que cuenta la Policía de Progreso, Caamal Gutiérrez informó que son 181 operativos y 35 administrativos en dos turnos. Es decir, 54 agentes más.
Cuando se recibió la corporación de la anterior administración, expuso, se contaba con 127 elementos operativos y 28 administrativos, aunque a estos últimos los ocupaban en labores fuera de su ámbito.