Compartir

Un conductor en estado de ebriedad destruyó la parte frontal de su auto y pasó la noche en los separos, luego de accidentarse en el periférico de Mérida.
El percance se registró en el kilómetro 48+800 de la mencionada vía, cuando el guiador de un automóvil modelo Mondeo de color negro, con matrícula YYU-412-A, perdió el control del volante.
El vehículo se salió del camino por la izquierda y cayó en la hondonada. Siguió avanzando hasta que un la base del poste de un alumbrado público lo detuvo de frente.

El impacto hizo que el coche diera un giro de 45 grados y que se dañara el frente del carro, sin embargo el conductor salió ileso de la unidad.
Pero su suerte acabó cuando llegaron agentes policíacos para auxiliarlo y notaron que estaba borracho, por lo que se lo llevaron detenido a la cárcel pública.
Mientras que el auto fue rescatado por una grúa particular y trasladado al corralón.