Compartir

Un aparatoso accidente en el que estuvieron involucrados cuatro vehículos se registró anoche en la carretera Mérida – Umán.
Dos de los automóviles quedaron destrozados, y sus costos revasaban el millón de pesos por ser carros del año 2019.
El hecho sucedió en el kilómetro 17, a unos 200 metros de la entrada al fraccionamiento San Lorenzo, cuando un taxímetro de la CROC, sin placas, fue impactado por alcance por una camioneta de caja cerrada que transportaba hielo.

El golpe hizo que el conductor del taxi perdiera el control del volante y se proyectara contra el camellon central, el cual atravesó.
En el carril del sentido opuesto circulaba un Toyota Camry (híbrido) 2019, con un costo de 800 mil pesos y matrícula YWE-721-B, que fue golpeado en la parte trasera, dando un giro e impactando contra la llanta de un trailer estacionado, con placas 351-EZ-5 del Estado de México.

La rueda de la pesada unidad se reventó y los dos automóviles quedaron severamente dañados, mientras que la camioneta apenas sufrió unos raspones en su defensa, por lo que se retiró casi de inmediato del lugar.
Sin embargo el conductor que causó el accidente aceptó la culpa y llamó a su aseguradora antes de irse.
Cuando el ajustador llegó dijo que la empresa cubriría todos los gastos, pues a pesar que los daños superaron el millón de pesos, la poliza del seguro era de 4 millones, lo que incluso les dejó un saldo a favor.