Compartir

Trágico atropellamiento ocurrió esta noche en la entrada de la carretera de Cancún a la ciudad de Mérida, donde quedó muerto al instante un joven que cruzaba la vía.
El ahora occiso cruzaba la carretera junto con otras dos personas, en presunto estado de ebriedad, que lograron alcanzar el otro extremo de la vía.
No tuvo la misma suerte el joven, que fue arrollado por un automóvil SEAT Toledo, con placas YYM-995-C, cuando el vehículo bajaba del puente de San Pedro Nohpat para dirigirse al Periférico de Mérida.
Tras el brutal impacto con el vehículo, su cuerpo voló por los aires y cayó sobre el camellón central, donde su cráneo se partió en dos al azotarse contra el filo de la guarnición.

En el lugar de los hechos, en el kilómetro 6 de la vía Valladolid-Mérida, se averiguó que tres personas cruzaban alcoholizadas de Kanasín hacia San Pedro Nohpat, a la altura de un “table-dance” de mediodía.
El accidente ocurrió minutos antes de las 9 de la noche. El auto bajaba del paso a desnivel, en un tramo sin iluminación, cuando el conductor se encontró con los transeúntes.
Luego de impactarlo, el guiador del auto no se detuvo de inmediato, sino que continuó su trayecto por alrededor de medio kilómetro más, donde descendió de su unidad y fue a verificar lo ocurrido.
El conductor José Ismael Pérez Arceo llamó a los servicios de emergencia viendo que el cuerpo no se movía.
Al llegar los paramédicos verificaron el fallecimiento, producto de los golpes y la grave herida en la cabeza con exposición de la masa encefálica.
No fue identificado de inmediato el joven muerto, de unos veintitantos años de edad y tez clara.

El lugar se mantuvo acordonado hasta que personal del Servicio Médico Forense llegó a realizar el levantamiento del cadáver para los fines legales correspondientes.
El guiador del auto fue detenido por agentes de la Policía Estatal de la SSP y trasladado al edificio de la corporación.

Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/PresidioOnline/