Compartir

Una niña de Valladolid fue castigada con saña por su madre, que la torturó con una plancha caliente mientras le quemaba los pies.
Este acto de crueldad se registró la noche del pasado día 18, en el interior del predio número 104 de la calle 33-A del fraccionamiento Los Girasoles Santa Cruz de esa ciudad del oriente de Yucatán.
La mujer, que está embarazada de su quinto hijo, quemó los pies con una plancha enchufada a su pequeña de 8 años porque la menor salió a la calle sin su permiso.
Debido al ataque, la menor J.D.E. presentó severas quemaduras en ambas extremidades.
Resulta que la señora Brenda Marilú Erosa Couoh se hallaba muy molesta porque J.D.E. había salido sin permiso.
De ello informó a su marido Juan Manuel Díaz Maldonado, a quien llamó para contarle lo que había pasado y éste le dijo que le quemara los pies “para que aprenda”.
Entonces la mujer obligó a la mayor de sus hijas, de 12 años de edad –pues se negaba-, a que sujete a su hermanita mientras ella la quemaba con la plancha caliente.
Para que nadie se diera cuenta de la tortura que realizaba, apagó las luces de la vivienda y tapó la boca a la niña.
Desde ese día, la menor permaneció tirada en la vivienda porque no podía caminar y sin recibir atención médica.
Pero el 21 de noviembre, tres días después, la niña no aguantó más el dolor de las quemaduras y aprovechó que sus padres no estaban en la casa para salir arrastrándose a la calle.

Una vez afuera pidió ayuda a los vecinos, que dieron parte a la Policía Municipal de Valladolid al entrarse de lo ocurrido.
Después de hablar las autoridades con la niña y ésta narrar lo sucedido, al predio llegó personal de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia (Prodemefa) y rescató a la menor lesionada, al igual que a su hermana de 12 años y a dos varones de 10 y 2 años de edad.
Luego de localizar a los padres se procedió a llevarlos a la comandancia de la Policía local, donde los dejaron en libertad tras interrogarlos, pues la mujer embarazada se puso mal de salud.
Los menores fueron llevados al Centro de Atención al Menor en Desamparo (Caimede), donde han relatado los hechos y aportaron más datos sobre la conducta que sus padres tenían hacia ellos.
Se averiguó que el padre de familia es oriundo de Chiapas, donde es común este tipo de “castigos” contra los hijos, ya que, según testimonios de vecinos, el hombre acostumbraba a insultarlos y golpearlos en la calle.
Sobre este hecho la Fiscalía General del Estado ha abierto una carpeta de investigación, por oficio, para deslindar las responsabilidades y proceder penalmente si fuera el caso.