Compartir

Un operativo policial se desarrolla desde temprana hora en el centro de Mérida para evitar la instalación de vendedores ambulantes.
Alrededor de medio centenar de elementos de la Policía Municipal de Mérida se apostaron desde las cinco de la mañana en aceras que han sido invadidas de puestos con mercancía.

Los policías se distribuyeron a lo largo de la calle 56, desde el cruce con la 63, donde se encuentra la tienda “García”, hasta la 59 donde funciona la Plaza de la Tecnología.
Los agentes se ubicaron en ambas aceras de la calle 56 con la consigna de mover a aquellos vendedores que intentaran colocarse con sus mesas, sillas y huacales.
Ante la presencia policiaca, ese tramo luce despejado en estos momentos, con fluidez peatonal.

Fuentes del municipio precisaron que no hubo desalojo, sino más bien evitaron la instalación de los puestos en esas calles muy transitadas por peatones.
Evitaron decir si el operativo se extenderá hacia otras calles del Centro Histórico que presentan la misma problemática, pero no descartaron esa probabilidad.
Se informó que la decisión fue tomada a raíz de las numerosas quejas de los peatones que resultaba imposible transitar a pie sobre las banquetas y eran obligados a bajarse al arroyo vehicular para continuar su camino.

En algunos casos, señalaron las fuentes, por sus dimensiones y cantidad de mercancía en la vía pública son verdaderas tiendas las que tienen ocupando las aceras del centro.

Asimismo diariamente hay quejas de los comerciantes por el perjuicio que los puestos ocasionan en los accesos a sus establecimientos.
En redes sociales peatones externaron felicitaciones y agradecimientos al alcalde Renán Barrera, quien en estos días está rindiendo un informe de sus acciones de gobierno.