Compartir

Un nuevo ataque de caninos de raza temperamental fue reportado en Progreso por dueños de un perro faldero, al cual casi le arrebatan la vida.
La agresión ocurrió supuestamente incitado por el propietario de dos Pitbull que es empleado del Ayuntamiento de Progreso.
El animal víctima de la ferocidad de ambos perros fue un Schnauzer que se encontraba a las puertas de un domicilio en la colonia Benito Juárez de Progreso.
El 5 de diciembre pasado, como informamos, un perro de raza Rottweiler atacó a un niño de cinco años de edad que se encontraba caminando en el malecón de Progreso y lo dejó herido de gravedad.
En esa ocasión el animal fue resguardado por las autoridades unos días y luego entregado a su dueño, que se comprometió ante un juez a pagar los gastos médicos del menor.
Ayer, según relataron los dueños del Schnauzer, de nombre “Max”, el ataque ocurrió el jueves en la puerta de su casa sobre la calle 33 entre 12 y 14 de dicha colonia.
Señalaron que alrededor de las 15:30 horas, su vecino Francisco Javier González Balan (a) «Cóndor» cruzó la calle con una pareja de Pitbulls sin bozal, un macho blanco y una hembra café.
«Max» estaba acostado en la puerta porque sus dueños se encontraban platicando afuera.

Poco después, dijeron, Francisco Javier retornó, pero acercó demasiado sus perros a la casa para provocar a “Max”, de modo que inició el ataque contra el Schnauzer y le arrancaron partes de la piel.
Con dificultad, entre los demás vecinos lograron que lo soltaran cuando ya se encontraba con serias heridas.
“El dueño de los Pitbulls se retiró con sus perros a su casa y regresó para decir que no tenía problema en pagar las curaciones, pero de una manera prepotente”, expusieron.
Se le dijo que llamarían a Ecología del Ayuntamiento, encargada de estos asuntos, pero él alegó que trabaja en la Dirección de Servicios Públicos y Ecología, de modo que “no pasaría nada” por esa misma razón.

El empleado municipal se retiró a su domicilio y poco después la madre de la familia afectada fue a hablar con él, junto con uno de sus hijos, para exigirle que llevaran al can herido al veterinario porque Ecología dijo que “tardaría un poco” en llegar.
Sin embargo, “El cóndor” reaccionó de la misma manera. “Se alebrestó y dijo que no tenía que pagar nada por la razón de dónde trabajaba”, señaló la señora.
La familia, indignada por su comportamiento, llamó de nuevo a la Dirección de Ecología y al cabo de unos minutos llegó personal para hablar con ambas partes, por separado.
Luego se les informó que el dueño de los Pitbull dijo que sólo pagaría la mitad de los gastos porque el Schnauzer también tuvo culpa.
Al pedir referencias acerca del sujeto con los demás vecinos de su cuadra, se informó que sus perros ya han tenido otros incidentes, pero nadie lo ha reportado porque siempre alega sobre dónde trabaja, además que tiene un comportamiento déspota.
Los vecinos hicieron llegar su queja a este medio y pidieron que el Ayuntamiento investigue sobre su personal y, de cometer algún abuso debido a que son empleados del municipio, los hagan pagar para mantener la buena imagen de la autoridad.

Síguenos en Facebook Presidio MX: https://www.facebook.com/PresidioOnline