Compartir

Un predio del puerto de Progreso fue presuntamente objeto de balazos esta madrugada por sujetos a bordo de un vehículo.
Según la versión de vecinos citados por el portal de noticias Progreso Hoy, las balas impactaron en una casa de la calle 39 por 60 de la colonia Francisco I. Madero, disparadas desde un automóvil en movimiento, sin placas, además de que fue lanzada una bomba incendiaria y piedras contra el mismo predio, al parecer frecuentado por consumidores de enervantes.
PRESIDIO acudió al mediodía al sitio referido en el reporte y recogió versiones de vecinos que pidieron no ser mencionados.
En la vivienda, de condición humilde, no se hallaron impactos de bala y tampoco piedras de considerable tamaño en el pavimento y el terreno que ocupa el predio.
Según el relato, una camioneta negra se encontraba estacionada en un callejón a la vuelta de la casa, en la calle 60-A, lo cual se hizo sospechoso a dos personas -supuestamente dedicadas a la pesca- que estaban afuera de dicho predio.
Alrededor de la 1 de la mañana, la unidad de modelo reciente se movió y pasó junto a ellos a baja velocidad.
En ese momento vieron que bajaba la ventanilla delantera al tiempo que escucharon: «Ya les cargó…», tras lo cual decidieron ambos correr asustados, pensando en que asomaría un arma de fuego del interior.
Tras ello, los testigos dijeron a los ocupantes del predio que «les querían disparar» de una camioneta y luego que «sí les tiraron» pero que las balas hicieron impacto en la casa.
Al lugar acudieron unidades de la Policía Municipal cuyos ocupantes revisaron los alrededores y no encontraron evidencias del ataque, aunque la versión periodística señala que fueron recogidos casquillos por agentes policiales que llegaron antes, al parecer estatales.
Esto no pudo ser corroborado por los propios ocupantes de la casa, que dijeron no haber encontrado huellas de balazos y de la bomba «molotov».
Según comentaron, la unidad sospechosa es una camioneta Jeep Cherokee de color negro y que un comandante de apellido Camargo ha estado acosando a habitantes de Progreso a los cuales inventa delitos o amenaza con «desaparecerlos».
PRESIDIO intentó obtener la versión de policías estatales con base en Progreso, así como en la comandancia de la corporación municipal pero la respuesta fue negativa en el primer caso y, en el segundo, que el hecho «fue falso».