Compartir

Una persona originaria de la Ciudad de México fue detenida hoy en Mérida cuando empujaba un automóvil con reporte de robo.
El sujeto había robado minutos antes un Nissan Tsuru de color azul afuera de un comercio, localizado sobre el Anillo Periférico de la capital yucateca.
Un ciudadano que no proporcionó su nombre llamó al 911 para informar que en la calle 38 x 17-D y 17-B del fraccionamiento Ampliación Juan Pablo II estaba un sujeto que momentos antes le pidió el favor de empujar el vehículo, el cual carecía de placa.
Mientras lo empujaban el capitalino preguntó al yucateco dónde aceptarían empeñado el auto porque carecía de la documentación.
Ante la sospecha de que se trataría de un auto robado, el ciudadano reportó el hecho a la Policía y describió al sujeto vistiendo camisa sport de color blanco, de “aspecto fuereño” y dijo que en ese momento tenía levantado el capirote del vehículo.
Tras el reporte, la Policía Estatal envió a una unidad al lugar. Al llegar los oficiales no encontraron al autor de la llamada pero sí al sujeto descrito.
El chilango estaba tratando de poner en marcha el vehículo utilizando solamente los cables del switch del vehículo, de modo que se le detuvo mientras se averiguaba la procedencia del Tsuru.
Dijo que él sólo estaba ayudando a empujar el automóvil con otros dos sujetos que le pidieron el favor, pero que al percatarse de la unidad policial “se fueron corriendo y no sabía por qué”.
Los oficiales verificaron el número de placa (sólo portaba la delantera) ZCF-811-B y la serie del vehículo con la central de mando y resultó que tenía reporte de robo.
La unidad fue sustraída hoy en el estacionamiento de las bodegas de una farmacia ubicada en el kilómetro 42 del Periférico, cerca del puente de Anikabil Caucel, a la altura de la cervecería.
Al salir el propietario no encontró su automóvil, por lo que acudió a la Fiscalía General del Estado para levantar la denuncia correspondiente, que quedó asentada con el número GL/7354/2019.
El detenido dijo llamarse Juan Alberto F. C., de 24 años de edad, originario de la Ciudad de México, que está desempleado y no proporcionó algún domicilio.
El sujeto fue remitido a la cárcel en el edificio de la SSP y a Juan Pablo II acudió una grúa que trasladó el vehículo al corralón para los fines correspondientes.