Compartir

Anoche se reportó que una persona fue hallada muerta en un predio del fraccionamiento Acuaparque de Vergel, al oriente de Mérida.
Se averiguó que un joven de entre 19 y 21 años se ahorcó y abandonó de esta manera a su esposa y pequeña hija de 4 años de edad.
En el sitio estaban los desconsolados padres y parientes del suicida, así como amigos y vecinos que llegaron a dar el pésame.
Hasta el momento se desconocen los motivos que orillaron al joven a tomar la fatal decisión y las circunstancias que rodearon su muerte, que intentó ocultarse por las autoridades al arribar al predio de la calle 27-A entre 2-A y 4-A de dicho fraccionamiento.
Las autoridades acordonaron con cinta amarilla la casa donde estaba el cuerpo, pero la funcionaria responsable en el sitio, perteneciente a la Fiscalía General del Estado, ordenó a agentes ministeriales y a policías sacar a la prensa del lugar.
Los uniformados tuvieron que acatar la orden, a pesar de que la zona no estaba acordonada, y llevaron a todos los vecinos y representantes de los medios de comunicación hasta la esquina.

Los presentes se preguntaban por qué impedían y entorpecían la labor de comunicar a la sociedad los acontecimientos que impactan en Yucatán.
Opinaron que la “famosa cinta amarilla”, en muchos casos no sirve para preservar la escena, sino para impedir el trabajo de los reporteros de los diferentes medios de comunicación, como los que anoche acudieron.
Hace menos de 15 días otra persona se quitó la vida en el fraccionamiento Vergel, como informamos, en esa ocasión una señora que tenía varios días colgada y muerta, y que debido al fétido olor que salía de un predio de la calle 29-B entre 10-B y 10-C pudo descubrirse su fallecimiento.