Compartir

Una persona de la tercera edad resultó muerta anoche y otra más herida de gravedad al impactarse de frente contra un autobús en la carretera Mérida-Tetiz.
Alrededor de las nueve de la noche ocurrió el encontronazo entre un automóvil Chevrolet Beat, con placas YWN-821-C, y el camión de turismo Mercedez Benz, de matrícula 27-RA-6H, en el kilómetro 16 de la vía federal, a la altura de la Cervecería Yucateca.
El autobús, que estaba fuera de servicio, circulaba con dirección hacia Tetiz, en tanto el auto compacto se dirigía a Mérida, al parecer proveniente del puerto de Celestún.
El Beat era conducido por una mujer de edad madura que llevaba como copiloto a su padre de la tercera edad.
De acuerdo con declaraciones de un testigo del accidente, el auto invadió el carril donde circulaba el autobús.
El chofer hizo cambio de luces para alertar a la guiadora, pero la mujer, tal vez adormilada, se mantuvo en el carril del sentido opuesto.
Entonces el operador del autobús giró hacia la izquierda para cambiarse de carril y evitar el choque frontal, pero justo en ese momento la mujer reaccionó e hizo la misma maniobra para retornar a su carril derecho.
Al interponerse en el paso del camión se registró el encontronazo de frente, que dejó prensados a los dos ocupantes del auto.
Ambos vehículos quedaron en posición diagonal sobre el carril derecho, con el frente dirigido a la orilla de la carretera.

La mujer que conducía resultó gravemente herida, mientras su papá, quien la acompañaba en el asiento del copiloto, sufrió graves lesiones y falleció en el lugar del percance.
En pocos minutos el lugar se llenó de unidades de emergencia y elementos de rescate de la Secretaría de Seguridad Pública frente a la cervecería.

La conductora del automóvil fue liberada por personal del Cuerpo de Bomberos, con apoyo de paramédicos y de agentes de la Secretaría de Seguridad Pública, para ser trasladada de urgencia a un hospital de Mérida.
Hubo necesidad de emplear las pinzas hidráulicas conocidas como “quijadas de la vida”, que lograron retirar durante valiosos minutos las dos portezuelas del Chevrolet color gris, que quedó convertido en chatarra.
El padre de la guiadora permaneció en el interior de la unidad, en espera de ser levantado su cuerpo por personal del Servicio Médico Forense.
A pesar de aparentemente no tener responsabilidad en el percance, el chofer del autobús huyó del lugar de los hechos.