Compartir

Tras vigilar por más de 24 horas una bodega del segundo cuadro del centro de Mérida, militares, policías federales y estatales se retiraron del lugar luego de que llegaran agentes de la Fiscalía General del Estado.
Las autoridades se rehusaron a brindar información oficial pese a los señalamientos de que en el predio ocultan drogas y armas.

Como informamos hace unas horas, en la calle 88-A por 66 del centro se llevó a cabo un fuerte operativo con efectivos del Ejército y la Policía Federal.
Dentro del almacén de computadoras descompuestas había una camioneta de modelo reciente con placas de Yucatán, que fue dejada en su sitio.
En el lugar se pudo corroborar que se trata de un viejo almacén con basura y desechos de cientos de computadoras, impresoras y copiadoras, entre otros aparatos electrónicos.
Los materiales de desecho en la bodega hacen presumir que es propiedad de algún zar de la piratería en Yucatán y en dicho lugar se depositan aparatos que en su momento fueron utilizados para la clonación de películas y discos musicales.

Agentes federales y estatales de la SSP vigilaron el lugar desde las 19-20 horas de ayer hasta después de las 9 de esta noche, cuando el juez Luis Edwin Mugarte, según fuentes extraoficiales, concedió una orden de cateo.
La revisión tardó unas tres horas, retirándose cerca de la medianoche sin algún cargamento importante.
Anoche se realizó la acción con la presencia de perros y drones, mientras dos cuadras a la redonda se encontraban situadas, entre la avenida Itzaes y la rieles del tren.
Luego de horas de hermetismo y constante vigilancia, los militares y policías se enfilaron y se marcharon del predio sin neveras ni objetos voluminosos, confirmando que sólo era un almacén de basura.